Varios centenares de vecinos procedentes de Alameda de Osuna (Barajas), San Domingo, San Fernando de Henares, Cobeña, Paracuellos de Jarama, Algete y Fuente del Fresno, entre otros, llegaron el sábado por la mañana a las puertas de la T-4 para exigir a las administraciones competentes que ordenen el cierre del tráfico aéreo nocturno, siguiendo el ejemplo de de los aeropuertos de Heathrow (Londres), Frankfurt, Dusseldorf, Berlín, Munich, Orly (París), Zurich y Ginebra, entre otros.

Los manifestantes denunciaron que el cambio de rutas de los aviones ha ampliado la zona afectada por la contaminación acústica y atmosférica por lo que exigieron, una vez más, el cierre del aeropuerto de 213 a 7h, al amparo del Real Decreto 1257/2003. Las vecinas y vecinos, que corearon mensajes como “El ruido no nos deja descansar, el queroseno no nos deja respirar” , reclamaron asimismo un plan de emergencia exterior que haga frente, por ejemplo, al peligro potencial que supone la existencia de un depósito de 70 millones de litros de queroseno ubicado en el límite de la zona urbana del casco histórico de Barajas y el aeropuerto, así como la constitución de una comisión de vigilancia ambiental y de seguridad integrada por las administraciones competentes y con participación de las personas afectadas.

De los tres grupos parlamentarios, a los que los convocantes habían remitido una invitación, acudió el PP, en la persona de Daniel Pérez, portavoz adjunto del partido en la Asamblea de Madrid.