Centenares de niñas y niños acompañados de sus padres y madres se dieron cita el sábado en la plaza Santos Humosa para participar en las actividades lúdicas y reivindicativas que habían organizado Fray Escoba, Amejhor, Jóvenes del Parque, la A.V. Villa Rosa, la A.V. La Unión de Hortaleza y Danos Tiempo para protestar contra la privatización de la Cabalgata de Reyes aprobada por la concejala del distrito, Elena Sánchez Gallar.

La plaza, adornada con globos, carteles y pancartas, fue ocupada literalmente por familias enteras. Los mayores firmaban contra la privatización de la Cabalgata y se entretenían observando la exposición fotográfica que mostraba las carrozas que en años anteriores hicieron las asociaciones juveniles y vecinales del distrito, las mismas que ahora no tienen cabida por la “excelencia cultural” que, a decir de la concejala, debe caracterizar el distrito de Hortaleza. En sólo dos horas se recogieron 1.000 firmas que se suman a las 3.820 que el pasado mes de diciembre se registraron en la Junta Municipal del distrito.

Los más pequeños, por su parte, se dejaron transformar en gatos, leones, ratones… en el taller de pintacaras y disfrutaron de las actuaciones de magos, payasos y malabaristas. Hasta el parque se acercaron también para mostrar su apoyo Nacho Murgui, presidente de la FRAVM y varios vecinos vinculados con el mundo del espectáculo como Carlos Faemino o el humorista y presentador de televisión Agustín Jiménez, que fue el encargado de leer el manifiesto vecinal.

Tras las actividades del parque, llegó la hora del pasacalles que, animado por la actuación de tres batucadas, transcurrió por las calles excluidas del recorrido de la Cabalgata “oficial”: Mar Caspio, Mar de las Antillas, Santa Susana, Santa Virgilia y Avenida de Barranquilla. No pocos vecinos salieron a ventanas y balcones para aplaudir a los participantes en la marcha, en cuya cabecera una pancarta rezaba “Cabalgata por y para tod@s”.

En palabras de los portavoces de las asociaciones convocantes de la jornada, la masiva participación vecinal “animó, legitimó y emocionó a todas las personas que en los últimos tres meses hemos luchado contra la mercantilización de la Cabalgata, contra el recorte en la participación y en el recorrido y, en definitiva, contra una imposición que ha originado una fuerte polémica en una actividad que venía desarrollándose consensuadamente entre la Junta Municipal y las asociaciones del distrito”.