Al trabajo a pie de calle que, desde hace ya cuatro décadas, llevan a cabo las asociaciones vecinales para promover la convivencia intercultural, se suma, desde el año 2004 la labor que desarrollan los técnicos profesionales del Servicio de Dinamización Vecinal (SDV).

De la suma de la experiencia y los conocimientos técnicos han surgido variadas iniciativas dirigidas a promover la convivencia en unos barrios cuya población es cada vez más multicultural, un objetivo cuya pertinencia es ahora más evidente que nunca en un contexto de crisis económica y de competencia por los recursos sociales.

Por ello, la FRAVM ha elaborado una publicación que, bajo el título Buenas prácticas en convivencia social e intercultural en el ámbito comunitario, recoge 15 experiencias promovidas por el Servicio de Dinamización Vecinal y las asociaciones vecinales. 

Algunas de estas experiencias demuestran que es posible revertir una situación potencialmente conflictiva promoviendo el mutuo conocimiento entre la población migrante y la autóctona. Es el caso de la práctica del ecuavoley en el carabanchelero barrio de San Isidro, donde la práctica de este deporte, por parte de vecinas y vecinos ecuatorianos, fue vista como una actividad invasiva de los espacios propios. Con el tiempo y la intervención de la asociación y del SDV, el grupo que practicaba el ecuavoley se constituyó en asociación para reivindicar, con el resto de entidades del barrio, más instalaciones deportivas y un mejor mantenimiento de las mismas. 

Este es solo una de las 15 iniciativas que la publicación describe y que han sido elegidas por su transferibilidad a otros barrios. Participantes en este proceso narrarán su experiencia en la presentación pública de la guía que tendrá lugar el martes 5 de junio a las 19h en Matadero Madrid junto con el grupo de mujeres del barrio de San Andrés y el Rapeadero de Lavapiés.

Los asistentes al acto, que asistirán a una actuación del Rapeadero, recibirán un ejemplar de la guía.

Foto: J.C. Saire.