Luis Segura, portavoz de la A.V. Casa de Campo-Batán, ha recibido con cautela el anuncio hecho público ayer por el delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, de que cerrará la Casa de Campo al tráfico rodado una vez ha finalizado el juicio del 11-M. Segura recuerda que “el equipo de Gobierno de Gallardón ha prometido varias veces que prohibiría el tráfico en la Casa de Campo antes del final del anterior mandato y, hasta el momento, no lo ha hecho. Esperamos que esta vez sea la definitiva y que cuente con las entidades que durante años hemos peleado por conquistar este objetivo para detallarnos el plan de movilidad que prevén para este espacio y consensuar con la Plataforma Salvemos la Casa de Campo un Plan de Uso y Gestión que ponga fin a los daños medioambientales que, durante años, ha sufrido uno de los más importantes pulmones de Madrid”.