En el pleno municipal del Ayuntamiento de Madrid celebrado ayer, la teniente de alcalde Ana Botella adquirió el compromiso de reunirse con las sesenta y cuatro familias afectadas por las inundaciones producidas el pasado 22 de mayo y que provocó el cierre de la estación de metro y la inundación de la calle Antonio López.

Además, anunció, ‘antes de que acabe el mes de noviembre’ se dará a conocer un informe de valoración sobre ‘las posibles responsabilidades del Canal de Isabel II o de la empresa Calle 30 a la hora de indemnizar’. También habrá un estudio de caudales de la cuenca cercana ‘para ver las necesidades y proyectar los tramos de colectores para subsanar los problemas de capacidad existentes’.