Madres, padres y otras personas del vecindario tomaron parte de una manifestación que se desarrolló a última hora de la tarde en el número 6 de la avenida de la Peseta, a las puertas del centro escolar, en la parcela contigua a la que Repsol utilizará para implantar su nueva estación de servicio. El Ayuntamiento ha concedido a la petrolera los derechos de explotación de este último espacio por un periodo de 75 años.

Los vecinos no entienden cómo el Consistorio ha podido dar luz verde a la apertura de esta infraestructura junto a un colegio cuando la licencia de este último data de julio de 2006 mientras que la del surtidor es del pasado mes de abril. Uno de los miembros de la plataforma ciudadana, Antonio Gordon, tras mantener una reunión con responsables del Área de Urbanismo del Ayuntamiento, indicó a madriddiario.es: “Nos dijeron que todo está en regla, pero nosotros apelamos al sentido común por los olores que generará la gasolinera, por la peligrosidad debido a la carga y descarga de los camiones cisterna y por el incremento del tráfico de entrada y salida de la estación de servicio, y todo eso a pocos metros del colegio’.

Los afectados ya han consignado 2.000 firmas en el Consistorio y, junto a la AV de Carabanchel Alto, han anunciado nuevas movilizaciones.