El aeropuerto de Madrid-Barajas se encuentra rodeado por 21 municipios, numerosas urbanizaciones residenciales y 4 distritos municipales de Madrid, un ámbito en el que vive un total aproximado de 500.000 personas que, en mayor o menor medida, están afectadas por la contaminación acústica y atmosférica generada por el tráfico aéreo del aeródromo. Las edificaciones (viviendas, colegios, centros culturales, etc.) de las poblaciones mencionadas tienen una escasa, por no decir nula, protección, a pesar de las actuaciones previstas en el Plan de Aislamiento Acústico. Todo ello ha sido objeto de una sistemática y sostenida intervención de la Coordinadora contra la ampliación del aeropuerto, de las asociaciones de vecinos del ámbito y de la Comisión de Medio Ambiente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM), que llevan años advirtiendo de las nocivas consecuencias que para los residentes en los distritos y municipios de su área de influencia acarrearía la ampliación de Barajas.

Barajas, recuerdan, es el único aeropuerto europeo de importancia que no tiene limitaciones nocturnas de operaciones, por lo que han demandado en reiteradas ocasiones el cierre nocturno del aeropuerto de 23 a 7h. para todos los vuelos salvo para los de carácter humanitario y de urgencia sanitaria, tal y como se viene aplicando desde hace años en los aeropuertos de Heathrow (Londres), Frankfurt, Dusseldorf, Berlín, Munich, Orly (París), Zurich y Ginebra.

Asimismo, la FRAVM y las asociaciones vecinales del ámbito afectado llaman la atención sobre el hecho de que el incremento del tráfico aéreo previsto para este año —un 9%— y los sucesivos —en el año 2013 Barajas será el quinto aeropuerto de Europa, según Eurocontrol— incrementará de forma notable las consecuencias de la contaminación acústica y atmosférica del tráfico aéreo y demandan la creación de una Comisión de Seguimiento y Protección Ambiental con participación de todos los implicados en el transporte aéreo, autoridades aeroportuarias, las administraciones local, regional y estatal y la FRAVM como entidad ciudadana más representativa, según reconoce la propia Declaración de Impacto Ambiental.

La FRAVM incluirá éstas y otras reivindicaciones en las alegaciones a la huella acústica del aeropuerto que el ministerio de Fomento expuso a información pública el pasado 29 de junio.