La Mancomunidad del Este, integrada por nueve municipios del este de la región (Alcalá de Henares, Ambite, Arganda del Rey, Campo Real, Meco, Paracuellos de Jarama, Pezuela de las Torres, Los Santos de la Humosa y Villar del Olmo) y constituida con objeto de coordinar la gestión, el tratamiento y la eliminación de residuos sólidos urbanos en estas localidades, ha promovido la creación del Ecoparque. Bajo esta eufemística nomenclatura se esconde un proyecto que incluye la construcción de una incineradora en Loeches y sendos vertederos de barrancos en Azaña y Rueva Rendija. El “ecoparque” será, en palabras del concejal de medio ambiente de Alcalá de Henares, Jesús Domínguez, un complejo ‘moderno y seguro para el tratamiento de residuos de forma limpia y sostenible, sin emisiones ni olores”. Los colectivos ecologistas, las asociaciones vecinales y las asambleas populares de los municipios afectados, sin embargo, no comparten este diagnóstico y denuncian la falta de transparencia en el proceso de aprobación del proyecto, así como la opacidad informativa en que lo han envuelto.

Un informe elaborado por la Plataforma No a la Incineradora de Loeches –de la que forma parte la FRAVM– y las asambleas populares del 15-M del Este de Madrid desgrana algunas de las cuestiones que los promotores del proyecto han ocultado: los tipos de residuos y las cantidades a tratar en la planta de plasma; una descripción de las técnicas de tratamiento y control del biogas de Nueva Rendija, así como el destino de los residuos almacenados allí; información sobre el proceso de desgasificación del vertedero de Barrancos de Azaña, especialmente en lo relativo a las cuestiones técnicas de incineración del gas de vertedero, composición del gas y el volumen anual que será incinerado, datos sobre tipos de residuos que serán eliminados en el nuevo vertedero de Loeches, etc. El informe destaca, asimismo, la ausencia de un análisis de alternativas que justifique si los procesos técnicos elegidos son los que mejor se adaptan a criterios de sostenibilidad medioambiental.

A la falta de información sobre las cuestiones técnicas se suma el incumplimiento de la legislación vigente que obliga a garantizar la participación de la ciudadanía en los asuntos de interés general, en especial en los de carácter medioambiental referidos a la recogida de residuos, a lo que obligan las directivas europeas 2003/35/ y 2008/98 del Parlamento Europeo y del Consejo y en las leyes 27/2006. La falta de información hecha pública por los ayuntamientos de la Mancomunidad del Este les hace responsables, asimismo, del incumplimiento de la ley 27/2006, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente.

Pero el incumplimiento de los mínimos procedimientos formales y legales va más allá. El proyecto de Ecoparque S.A. se ha redactado sin tener en cuenta que existe una nueva legislación sobre residuos en la Unión Europea transpuesta a la normativa española (Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados).

El proyecto tampoco se ha elaborado de conformidad y en coordinación con el Plan Nacional marco y con los Planes autonómicos de gestión de residuos, ya que estos planes aún no han sido elaborados en el marco de la nueva normativa por el MARM y por la Comunidad de Madrid.

El informe detalla más incumplimientos en los que los ayuntamientos que forman parte de la Mancomunidad del Este han incurrido: no contempla medidas de reciclado ni de reutilización, tampoco contempla la gestión de los residuos no peligrosos de la construcción y la demolición, cuando la legislación vigente establece la obligatoriedad de reutilizar y reciclar el 70% de estos residuos antes del 2020.

Pero lo que más preocupa a las vecinas y vecinos de los municipios afectados son las consecuencias de la actividad del “ecoparque” sobre la salud y el medio ambiente. La emisión de dioxinas, difenil, éter, polibromados, ácido cianhídrico, mercurio, etc. y la afección sobre el espacio circundante, que forma parte de la al espacio de Red Natura Zona especial de conservación Cuenca de los ríos Jarama y Henares.

Por todo ello, La Plataforma No a la Incineradora de Loeches y las asambleas populares de Alcalá de Henares, Arganda del Rey, Coslada, Daganzo, Loeches, Mejorada del Campo, Nuevo Baztán y Alcarria Madrileña, San Fernando de Henares, Torrejón de Ardoz, Torres de la Alameda, Velilla de San Antonio han convocado una cacerolada popular que recorrerá las calles de Loeches desde las 11h hasta las 14h. Al término de la marcha disfrutarán de una comida popular en la plaza del municipio.