Ayer, martes 17 de enero, la viceconsejera de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid convocó a las asociaciones vecinales de Fuencarral para anunciar el cierre del centro de especialidades sanitarias del distrito desde el 1 de marzo por problemas estructurales en el edificio. A partir de esa fecha, los usuarios del centro del turno de mañana tendrán que trasladarse a Peña Grande, los de la tarde al hospital de La Paz, el servicio de oftalmología se prestará en el centro de José Marva y el de neurología, también en La Paz.

Las asociaciones vecinales recuerdan que los “daños estructurales” que el Gobierno regional aduce como justificación para clausurar el centro son consecuencia del deterioro que las entidades llevan denunciando desde hace al menos diez años, un deterioro que, de hecho, provocó el traslado del servicio de Atención Primaria a otro centro. En todo este tiempo, recuerdan, “la consejería no ha invertido un solo euro en mejorar las condiciones del centro de especialidades, quitando la reciente y absurda inversión en rejas para las ventanas. ¿Por qué se cierra ahora?”, se preguntan.

Al movimiento vecinal del distrito le preocupa, por un lado, el trastorno que este cambio ocasionará a los 68.000 usuarios afectados, ya que muchos de ellos son personas mayores con problemas de movilidad que se verán obligados a acudir al centro de Peñagrande. Para ello, subrayan, “deberán coger dos medios de transporte y andar unos 500 metros”. Los usuarios del turno de tarde, por su parte, deberán acudir a un hospital, el de La Paz, “cuya saturación es ya por todos conocida”, remachan.

Sin embargo, lo que más preocupa a las asociaciones La Unión de Fuencarral y Familiar UR es que el cierre se traduzca en una pérdida de personal médico y de enfermería con la consiguiente ampliación de la lista de espera para consultas con los médicos especialistas, algunas de las cuales se demoran más de cuatro meses.

Por todo ello, advierten que empezarán a convocar asambleas vecinales y a reunirse con el personal médico afectado para, entre todos, buscar alternativas y propuestas que trasladarán a los responsables de la Comunidad de Madrid ya que “si como dice doña Esperanza Aguirrre, la Comunidad de Madrid no tiene déficit, quizá se pueda acometer la construcción de un edificio para no tener que trasladar la atención sanitaria especializada de Fuencarral a otros lugares”.

La AV Las Tablas, por su parte, insiste en exigir la construcción de un centro de salud en su barrio, “proyectado desde 2005 y que, según palabras pronunciadas por la viceconsejera de Sanidad, empezaría a funcionar en 2010. A juicio de esta entidad, es “evidente” que la sanidad pública, “algo fundamental para los ciudadanos”, no es “una prioridad para el gobierno de la Comunidad de Madrid, al menos en nuestro barrio”.