El barrio de Butarque arrastra una notable carencia de equipamientos públicos. Ni corta ni perezosa, hace unos meses, la AV Independiente de Butarque (AVIB) convocó una suerte de “hacendera” para adecentar un solar municipal que estaba completamente abandonado y que servía de aparcamiento clandestino de camiones para instalar una porterías donde los niños pudieran jugar.

El Ayuntamiento se vio, de alguna manera, obligado a construir un equipamiento deportivo básico financiado con los fondos europeos FEDER, que exigían que las instalaciones fueran “novedosas”.

Las instalaciones cuentan con un campo de fútbol 7 de dimensiones reducidas, dos pistas de padel, una de mini-pitch y dos de baloncesto 3×3. Ninguna de estas modalidades está incluida en los juegos municipales. Además, denuncia la AVIB, la gestión de la nueva instalación será totalmente privada por un periodo mínimo de diez años, con lo que “los niños y niñas de Butarque no tendrán opción a utilizarlas si no es con la premisa del beneficio económico de la empresa adjudicataria”.

AVIB pide que las instalaciones, que se inaugurarán previsiblemente a principios de 2015, sean de gestión pública municipal y que incluya, en la segunda fase de construcción, un pabellón y una piscina cubierta para atender la demanda existente en el barrio. Por el momento, sin embargo, el Ayuntamiento no ha puesto ni fecha ni presupuesto a la finalización del equipamiento.

Varias entidades convocaron una concentración que reunió, el pasado 20 de noviembre, a decenas de niños de las escuelas deportivas y a sus padres con silbatos “para que se escuche bien fuerte la demanda de unas instalaciones deportivas dignas”.

Una semana más tarde, las escuelas de fútbol del Racing Villaverde y del Santiago Apóstol, apoyadas por AVIB registraron 2.780 firmas en la Junta Municipal solicitando equipamientos deportivos dignos en el barrio y que la gestión del nuevo polideportivo María de Villota, que se inaugurará el próximo mes de enero, sea de gestión pública.