Lo hizo a través de un escrito que registró en la sede del Gobierno regional de la Puerta del Sol. Antes, a mediodía, varios de sus miembros y vecinas y vecinos afectadas por el ruido y otras molestias del ocio nocturno, posaron frente al edificio oficial con carteles y pancartas con el lema “Stop Ruidos. SOS Chamberí”.

“Chamberí tiene dos graves generadores de contaminación acústica. La alta densidad de tráfico que lo atraviesa con grandes vías de comunicación y la gran cantidad de locales de hostelería que se reparten por todo el distrito y se concentran de forma exagerada en algunas de sus calles”, puede leerse en la carta enviada a la presidenta regional. “Los cientos de terrazas de hostelería con miles de mesas que se han permitido en Chamberí a consecuencia de la ayuda al sector, suponen un grave perjuicio para la vida y la movilidad de la vecindad residente. La ampliación del horario de cierre de las 23.00 a las 00.00 horas ha sido un duro revés para el descanso de quien vive en calles saturadas de locales: ruido, suciedad, voces y cánticos, actos incívicos, eliminación de plazas de aparcamiento son algunos de los problemas de cada día y especialmente de jueves a domingo”, subraya la asociación vecinal, antes de solicitar “que tenga a bien mantener el cierre a las 00.00 horas hasta el 31 de diciembre de 2021”, y no hasta la 1:00, tal y como ha probado la Comunidad de Madrid.

La Asociación Vecinal El Organillo de Chamberí da este nuevo paso en el marco de su lucha por el respeto del derecho al descanso y a disfrutar de su propio barrio de las personas residentes de zonas como Ponzano, Olavide, Gaztambide y Fernando El Católico, que cada fin de semana sufren las consecuencias de un modelo de ocio que, lamentablemente, ha sido y es alentado tanto por el Ayuntamiento como por la Comunidad de Madrid. La entidad apela a la comprensión de la presidenta para con estos ciudadanos y ciudadanas, en su condición de vecina del distrito de Chamberí.

Reunión con Más Madrid

Una hora antes del acto en la Puerta del Sol, una delegación de la FRAVM se reunió en el Espacio Vecinal Paco Caño con representantes del Grupo Municipal Más Madrid  para abordar precisamente el problema de la proliferación descontrolada de terrazas en la capital. El presidente de la Federación Vecinal, Quique Villalobos, junto a su secretario, Manuel Osuna, y el miembro de la directiva de la organización y presidente de El Organillo de Chamberí, Julio López de la Sen, trasladaron el hartazgo de los vecindarios más afectados a la portavoz de la formación política, Rita Maestre, que estuvo acompañada por los concejales Jorge García Castaño y Miguel Montejo.

 

 

A continuación reproducimos la carta registrada por la asociación vecinal El Organillo:

Excelentísima Sra. Presidenta de la Comunidad de Madrid

Puerta del Sol, 7

Excma. Sra.

Me permito dirigirme a usted en nombre de la asociación a la que represento y de muchos vecinos y vecinas residentes en el madrileño distrito de Chamberí, para manifestar alguna de nuestras preocupaciones y pedirle atienda la petición que vengo a formular.

La primera preocupación que tenemos es salir pronto de la pandemia con buenas perspectivas sanitarias y económicas para que la vida ciudadana se pueda desarrollar con normalidad. Como bien sabe, pues me consta que es vecina de Chamberí nuestro distrito ha sufrido mucho en cuanto a contagios. También en muertes que se han cebado en las personas de más edad, una parte muy importante de la población de Chamberí.

En general las economías familiares afortunadamente no se han visto tan golpeadas aquí como en otros distritos más desfavorecidos económicamente. Lo mismo podemos afirmar del comercio que se ha visto obligado a adaptarse a los avatares de la pandemia.

El sufrimiento ha sido considerable -desgraciadamente aún no ha terminado- aunque parece que la situación mejora día a día.

La preocupación por la que hoy nos dirigimos a usted también tiene que ver con la salud. Chamberí es un distrito con una alta concentración de locales de ocio y restauración. Esto, que es bueno para la actividad económica, en no pocas ocasiones se convierte en un problema de convivencia hostelería-vecindario y en un problema para el descanso y la salud.

Chamberí tiene dos graves generadores de contaminación acústica. La alta densidad de tráfico que lo atraviesa con grandes vías de comunicación y la gran cantidad de locales de hostelería que se reparten por todo el distrito y se concentran de forma exagerada en algunas de sus calles.

Con el fin de ayudar a la hostelería, el Ayuntamiento de Madrid adoptó algunas normas que ha prorrogado hasta el 31 de diciembre. Esta prórroga entiendo que se debe -y nos advierte- de que se mantiene la ayuda a la hostelería porque la pandemia todavía requiere restricciones en los aforos de los negocios. Los cientos de terrazas de hostelería con miles de mesas que se han permitido en Chamberí a consecuencia de la ayuda al sector, supone un grave perjuicio para la vida y la movilidad de la vecindad residente. La ampliación del horario de cierre de las 23.00 a las 00.00 horas ha sido un duro revés para el descanso de quien vive en calles saturadas de locales: ruido, suciedad, voces y cánticos, actos incívicos, eliminación de plazas de aparcamiento son algunos de los problemas de cada día y especialmente de jueves a domingo.

Considerando que el horario máximo de cierre es competencia de la Comunidad de Madrid, considerando que el Ayuntamiento de Madrid amplia las medidas de ayuda a la hostelería hasta el 31de diciembre de 2021

SOLICITO

Que el horario de cierre de los locales de ocio y restauración se condicionen a esta medida municipal y en consecuencia usted tenga a bien mantener el cierre a los 00.00 horas hasta el 31 de diciembre de 2021.

Y para que así conste firmo la presente en Madrid a 24 de mayo de 2021