Salvad el Cole tiene previsto organizar una concentración de este tipo, en la que los presentes rodearán todo el perímetro del colegio, cada viernes a la misma hora, hasta que el Ayuntamiento se comprometa a respetar un espacio que lleva usándose como lugar de esparcimiento para los alumnos desde 1955. Al disponer únicamente de un minúsculo patio, el CP Isabel La Católica siempre ha utilizado el solar de la discordia, de propiedad municipal, como lugar de recreo y zona de deportes durante las horas lectivas. El resto del tiempo es usado por los vecinos del barrio.

Después de 55 años de uso comunitario, el Ayuntamiento tiene previsto ahora transformarlo en un bloque de viviendas de siete plantas, cuya venta servirá, indican fuentes municipales, para sufragar los gastos de la remodelación de la plaza y el mercado de Barceló. La Asociación de Madres y Padres (AMPA) del colegio destaca que si se construye el inmueble, las dos alturas que quedarán por encima del centro escolar quitarán a éste una gran cantidad de luz natural.

En virtud del proyecto que resultó vencedor en el concurso público del Consistorio, y que según éste no es definitivo y se halla en fase de modificación, los alumnos podrán disfrutar de un polideportivo que se construirá sobre el nuevo mercado, frente al colegio y a unos 20 metros de altura. Para acceder a las instalaciones, el plan inicial preveía levantar una pasarela aérea entre el centro educativo y el edificio del mercado y polideportivo, aunque ahora el Ayuntamiento habla de abrir un paso subterráneo.

El AMPA rechaza completamente esta iniciativa y critica que en el desarrollo del concurso nunca fueron consultados ni pudieron participar en el tribunal, tal y como sí hicieron los comerciantes de Barceló, a pesar de que “somos también parte afectada”, sostienen.