Se cumplen dos años desde que el equipo de Gobierno de Alberto Ruiz Gallardón implantó el Servicio de Estacionamiento Regulado en varios barrios periféricos. El balance, según la A.V. Carabanchel Alto, no puede ser más claro. La asociación recuerda que miles de vecinos han mostrado su rechazo frontal a esta medida “exclusivamente recaudatoria” y absurda aplicada en “unos barrios residenciales en los que los problemas de aparcamiento se producen por la noche, no durante las horas laborables”. “Aunque el Ayuntamiento afirma que su medida no tiene interés recaudatorio –añaden- presentando incluso balance parcial negativo, el conjunto del sistema, incluyendo las multas impuestas (más de 3 millones por año), demuestra quecon el SER han convertido las calles de Madrid en un gran negocio, tanto para el Ayuntamiento como para las empresas concesionarias”.

En opinión de los miembros de la asociación “esta medida está significando la ruina de numerosos pequeños comerciantes, que se ven impotentes para competir con grandes superficies en las que resulta gratuito el aparcamiento, obligando a los vecinos a pagar una nueva tasa sin ninguna ventaja a cambio”.

La A.V. Carabanchel Alto recuerda que las vecinas y vecinos de los barrios periféricos donde el Ayuntamiento ha implantado el SER han registrado cerca de 50.000 firmas y han promovido “200 actos y manifestaciones” de protesta y advierten que siguen abiertos al diálogo. En caso de que haya algún cambio en el equipo de Gobierno municipal después del 9M “solicitaremos al nuevo una reunión para buscar una solución (…). En caso de que no se ofrezca una solución satisfactoria, los vecinos continuaremos con nuestras movilizaciones hasta que se retiren de la periferia unos parquímetros que no hacen otra cosa que perjudicar la vida en estos barrios”.