Valdebernardo (más de 12.000 habitantes) es un barrio que no dispone de un servicio de autobuses rápido y eficaz: “esperas largas y trayectos eternos hacen que aproximarse al centro de Madrid suponga invertir cerca de 50 minutos. Llegar con rapidez al hospital de referencia Gregorio Marañón o a zonas del centro de la capital es una verdadera necesidad social, especialmente en un barrio que cuenta ya con vecinos mayores y personas con problemas de movilidad”, asegura AFUVEVA. Existe un autobús exprés, el A-3, que presta servicio en Vicálvaro pero no tiene parada en Valdebernardo.

Ante esta situación, la asociación vecinal presentó en abril de 2016 en el pleno de la Junta Municipal del Distrito una proposición para que Valdebernardo pudiera disponer de un servicio de autobús rápido, algo que fue aprobado de manera unánime por los grupos políticos. Una moción que, de momento, “ha demostrado su inutilidad”, a tenor del colectivo de barrio. Para ingrata sorpresa del vecindario, el Consorcio Regional de Transportes de Madrid aprobó seis meses después la creación de una nueva línea A-4 de autobús exprés que conecta el intercambiador de Pavones con la plaza de Felipe II, tras hacer parada en el hospital Gregorio Marañón. De nuevo Valdebernardo se quedó fuera, sin servicio rápido de autobuses.

Por ello, AFUVEVA organizó una campaña de recogida de firmas por el barrio para pedir el apoyo de sus vecinos y vecinas. Instaló mesas por todo el barrio en diferentes jornadas, un trabajo que ha dado como fruto las 5.599 adhesiones que fueron registradas el lunes. La pelota está ahora en el tejado del Consorcio Regional de Transportes. “Sólo mediante la organización y la lucha vecinal conseguiremos tener un barrio mejor. Es hora de organizar la protesta, solo así tendremos un autobús rápido en Valdebernardo”, insiste la asociación vecinal de este barrio de Vicálvaro.