Desde hace semanas, la organización vecinal, que agrupa a 287 colectivos de barrio de la comunidad autónoma, 184 de los cuales de la capital, critica la falta de previsión y planificación, y en cierta medida la inacción de la Comunidad de Madrid ante esta segunda oleada. Junto a los profesionales de los sectores sanitario y educativo, llevamos meses reclamando al Gobierno regional un aumento de los recursos materiales, pero sobre todo humanos, para poder enfrentarnos con garantías a la crisis sanitaria. Pero el Ayuntamiento de Madrid, la administración más cercana a la ciudadanía, ha de cumplir de igual modo su papel. Todos los esfuerzos son pocos ante la actual situación.

Por ello, nos sorprende que hasta el momento el Consistorio no haya dado a conocer las acciones que va a desarrollar Madrid Salud, el organismo municipal encargado en la ciudad de la prevención y la promoción de la salud, para colaborar con la Atención Primaria en la lucha contra la propagación del virus. Hasta la fecha solo disponemos del anuncio, realizado desde los perfiles en redes sociales de Madrid Salud, de la instalación de una carpa meramente informativa durante tres días en los distritos de Carabanchel, Usera y Villaverde.

La ciudadanía desconoce si el Consistorio tiene previsto un reparto de materiales de protección dirigido a la población más vulnerable de los distintos barrios y distritos de la ciudad, una acción que la FRAVM considera indispensable ante la dificultad que tiene este sector de adquirirlos y protegerse correctamente para evitar el contagio. El Ayuntamiento de Madrid ha demostrado capacidad para llevar a cabo esta medida, especialmente tras el anuncio realizado el pasado 1 de septiembre por el alcalde y la delegada de Seguridad de que la ciudad almacena más de 25 millones de mascarillas.

En la misma línea, desconocemos el número de alojamientos de los que dispone la ciudad de Madrid para aquellas personas que no tienen posibilidades de realizar un aislamiento por contagio o preventivo en su domicilio.

El Consistorio, a través de su Área de Seguridad y Emergencias tampoco ha dado información sobre posibles refuerzos de la Policía Municipal en los barrios de la ciudad más castigados por la pandemia, con el fin de que este cuerpo pueda colaborar junto a Protección Civil y trabajadores de Madrid Salud en promover acciones de prevención en el espacio público.

Respecto a la vuelta al cole, la FRAVM critica que las juntas municipales de distrito y la Policía Municipal no hayan informado a las asociaciones vecinales ni a la comunidad educativa de los planes de limpieza ejecutados en los centros educativos, así como de las medidas de emergencia contempladas para garantizar el acceso seguro de las familias a estos establecimientos, evitando posibles aglomeraciones.

Por último, desconocemos algo esencial: qué gestiones está realizando el Ayuntamiento de Madrid para exigir a la Comunidad de Madrid soluciones ante el colapso que sufre actualmente la Atención Primaria en muchos barrios de la ciudad, que se enfrentan al momento actual de la pandemia con centros de salud cerrados o sin personal médico, centros con mucho menos personal sanitario del necesario o centros que incapaces de atender telefónicamente a las y los pacientes. Esto último, que se da en todos los distritos de la capital, obliga a las posibles personas infectadas a hacer colas en las puertas de los centros de salud junto a pacientes que sufren otras patologías y que en muchos casos son población de riesgo.

Por todo lo anterior, la FRAVM va a solicitar hoy mismo una reunión urgente con Inmaculada Sanz, delegada del Área de Portavoz, Seguridad y Emergencias para conocer con detalle estos planes, y exigir que el Ayuntamiento de Madrid, al igual que ha ocurrido en otros municipios del país durante los distintos rebrotes de la pandemia, exija a la Comunidad de Madrid, como administración competente, que ponga todos los medios para garantizar la seguridad y la salud de las vecinas y vecinos de Madrid.

Imagen: Madrid Salud