Las tres organizaciones promotoras de la ILP tenían hasta este viernes para reunir 50.000 firmas de ciudadanos y ciudadanas de la Comunidad de Madrid, algo que han logrado gracias a la implicación de centenares de activistas y voluntarios por el derecho a la vivienda, que en este tiempo han llevado la propuesta a todos los rincones de la provincia. El pasado sábado tuvo lugar la segunda gran jornada de recogida de adhesiones, lo que ha hecho que se superara con creces el mínimo de 50.000 que marca la legislación. Tras registrar las firmas, los portavoces de la campaña darán a conocer ante los medios de comunicación el número total de firmas recogidas y explicarán sus siguientes pasos. Lo harán a las 12:00 ante la puerta de acceso del registro de la Asamblea de Madrid (Plaza de la Asamblea, 1).

Después de la entrega de las adhesiones, son los grupos políticos del parlamento regional los que ahora tienen la iniciativa en sus manos. De ellos depende que la ILP, que entre otros fines persigue blindar la vivienda pública y prohibir los desalojos de familias sin alternativa de vivienda y los cortes de suministros básicos, sea tramitada y pueda ser debatida en la Asamblea. La PAH y los grupos de vivienda del 15M (que conforman la Coordinadora de Vivienda), la FRAVM y ALA esperan que nuestros representantes políticos al menos consientan este hecho, permitiendo que la voz de los afectados y de la sociedad civil llegue hasta la tribuna parlamentaria.

Los colectivos que promueven la nueva ley han convocado una concentración a la misma hora de la entrega de las firmas, con objeto de arropar a sus delegados y celebrar el número de adhesiones conseguido. De esta forma concluirá una intensa semana que arrancó el lunes 22 de mayo con un emotivo debate sobre los problemas actuales de la vivienda en la Comunidad de Madrid que hizo que se llenase el Teatro del Barrio de Lavapiés.