Entre los participantes en este multitudinario abrazo al Ministerio, además de las principales agrupaciones ecologistas (Greenpeace, Ecologistas en Acción, WWF-Adena) y sindicales, además de representantes de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), podían distinguirse grupos de vecinos de plataformas como Térmicas-No, la Coordinadora Salvemos la Sierra o el Foro por Orcasitas.

Los convocantes de la concentración de esta tarde, que coincide con el Día de Acción Global por el Medio Ambiente, han enviado una carta a la ministra Elena Espinosa exigiéndole que impulse un acuerdo europeo ambicioso con compromisos internos de reducción de emisiones que permitan evitar que el aumento de la temperatura del planeta sobrepase los 2ºC. Para ello, exigen el abandono de la quema de combustibles fósiles en la producción de energía, la apuesta definitiva por el ahorro y eficiencia energética y por las energías renovables y que se deje de apoyar falsas soluciones como la captura y almacenamiento de carbono o la energía nuclear. España sigue siendo el país más alejado del cumplimiento de los objetivos de Kioto y se presenta en las negociaciones europeas actuales como uno de los mayores defensores del establecimiento de un sistema de mecanismos externos que le permita alcanzar los objetivos de reducción de emisiones sin tener que hacer frente a grandes esfuerzos de reducción a nivel interno.

“La falta de liderazgo en la lucha contra el cambio climático en todos los niveles de la administración, local, regional, nacional, europeo e internacional es evidente. Parece que los gobiernos todavía no comprenden la urgencia de actuar frente a una crisis que, no olvidemos, tiene gravísimas consecuencias sobre nuestra salud: un estudio de la Comisión Europea calcula que la contaminación atmosférica provoca en la UE unas 370.000 muertes anuales, 16.000 de ellas en España. En nuestro país fallecen 5 veces más personas a causa de la contaminación atmosférica que por los accidentes de tráfico y 11 veces más que en accidente laboral” ha declarado Francisco Caño, de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM).

De cara al tramo final de la Conferencia de este año, en Poznan (Polonia), en la que deberían sentarse las bases de dicho acuerdo, los augurios no pueden ser más pesimistas: la Unión Europea, líder tradicional en la materia, llega a la cumbre dividida y sin un consenso respecto al paquete de medidas europeas para la lucha contra el cambio climático. Las fuertes presiones de algunos países por minar los esfuerzos de reducción de emisiones con constantes y los estados miembros parecen más preocupados por el impacto de la crisis económica que por evitar la mayor amenaza ambiental a la que se enfrenta la humanidad.

“La crisis en la que estamos inmersos no es excusa para no actuar y, de hecho, las consecuencias económicas de no hacer frente al cambio climático van a ser mucho peores” ha declarado Mario Rodríguez, director de campañas de Greenpeace, en representación de las organizaciones ecologistas.

En la actualidad, se dispone de la información y los medios necesarios para hacer frente a la crisis climática en el contexto económico actual, tal como ha declarado el portavoz de USO, “España tiene, más que nadie, la solución a su alcance. Somos un país con un enorme potencial en energías renovables, que, además de ser la clave en la lucha contra el cambio climático, se están revelando como una de las mayores fuentes de empleo en la actualidad”.