El Plan Especial de Inversiones de Usera (2006-2008) del Ayuntamiento de Madrid contempla la construcción de una biblioteca pública en la calle Fernando Ortiz del barrio de Orcasur (Usera).

A tal fin se reservó un presupuesto de 40.000 € en 2006 y de 380.000 en 2007. En los presupuestos de este año, se fijó asimismo, una asignación plurianual que preveía la inversión de 2,588 millones en 2008 y 2,379 millones en el ejercicio de 2009. La sorpresa de los miembros de la A.V. Grupo Martes de Orcasur fue mayúscula cuando el pasado 2 de noviembre descubrían que la biblioteca no se iba a construir porque el solar de la calle Fernando Ortiz no era del Ayuntamiento. “¿Cómo es posible que tarden un año en darse cuenta de que la parcela no es del Ayuntamiento? ¿Tenemos que pagar los vecinos de Orcasur, un barrio con muchas necesidades, las consecuencias de la mala gestión de la administración municipal?”, se pregunta Antonio Merchán, presidente de la A.V. Grupo Martes de Orcasur.

Esta asociación, que ha remitido una queja formal al Área de Gobierno de Economía y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Madrid, registra hoy 1.700 firmas que la entidad ha recogido junto con las AMPA de dos colegios del barrio para pedir al Consistorio que lleve a cabo los trámites necesarios para construir la biblioteca en la parcela prevista. La biblioteca municipal Orcasur, ubicada actualmente en el centro cultural de la plaza del Pueblo 2, es, con sus 241 metros cuadrados (un 10% de la superficie está destinada al espacio de trabajo, despacho y almacén), la más reducida de toda la red de bibliotecas munipales. Este espacio no da para almacenar todo el fondo (unos 50.000 volúmenes y 5.000 unidades de material multimedia), de modo que los trabajadores del centro se ven obligados a guardar parte de ese material en un cuarto de baño de unos siete metros cuadrados. Merchán denuncia que “la falta de espacio ha obligado a cancelar actividades con colegios y de animación a la lectura. En diez años ha habido un incremento del 1100% en los préstamos y un 2000% en los usuarios y visitantes de la biblioteca. Y la demanda sigue creciendo. Con estos datos en la mano, es inadmisible que el Ayuntamiento no sea capaz de llevar a cabo los trámites necesarios para construir la biblioteca prometida”.