¿A qué se debe este cambio? Se pregunta la entidad vecinal, que se topó con la prohibición en el marco de su campaña de recogida de adhesiones por un autobús exprés desde Valdebernardo al centro de la ciudad. Tras conseguir 5.599 firmas en seis meses, a mediados de junio el Consorcio Regional de Transportes aceptó la demanda vecinal, que será una realidad a partir de septiembre.

Este éxito, sin embargo, no anula el enfado de la asociación vecinal con el cambio de postura de la Junta Municipal, cuya prohibición choca con un decreto de diciembre de 2016 del propio Sánchez Mato en el que “la autorización para la instalación de las mesas públicas no incluía la prohibición del uso de la megafonía de mano”, indica el presidente de AFUVEVA, Alfredo Melero.

Según la entidad ciudadana, la prohibición “se impuso sin motivación alguna que justificase el cambio de criterio del concejal y supone una limitación que restringe el derecho de participación vecinal y la libre expresión de las reivindicaciones vecinales”, por lo que pide “un cambio de la normativa municipal y de la interpretación de la misma que se viene haciendo, que impida imponer estas limitaciones antidemocráticas al derecho de participación vecinal”.

La Junta alega que todo el problema se debe a un fallo técnico, pero AFUVEVA, que cuenta con el apoyo de la FRAVM, insiste en que, del mismo modo que el concejal firmó un decreto con la “no autorización” del uso del megáfono, ahora este debería redactar y firmar otro para permitirlo de manera expresa.