AVIB ha denunciado durante todo el verano la presencia elevada de mosquitos y moscas negras en el barrio (mayor que otros años), así como los malos olores que, aunque se detectaban desde hacía meses, se agravaron en la temporada estival. A pesar de sus peticiones, nadie les daba una explicación sobre su origen.

Después de más de tres meses de solicitudes infructuosas al Ayuntamiento de Madrid para que pusiera solución a los malos olores que llegaban a Butarque y al barrio getafense de Perales del Río (aunque afectaba a otros barrios de Madrid y de municipios próximos), el 10 de septiembre se encontró por fin la causa del problema. Fueron responsables de la Asociación Vecinal del PAU del Ensanche de Vallecas quienes descubrieron que el foco que había amargado el verano al sur de Madrid provenía de la planta de compostaje de biosólidos La Torrecilla, lugar donde se secan lodos al aire libre. Se trata de una planta que había estado inactiva desde 2013 y que retomó la actividad en febrero de este mismo año (toda la información se puede consultar aquí).

“Resulta curioso –señalan desde AVIB- que en todos estos meses de mal olor el Ayuntamiento de Madrid no fuera capaz de descubrir el origen del problema y que los representantes vecinales lo consiguieran en una mañana de domingo. Esto demuestra la dejadez y el abandono al que, una vez más, nos vemos sometidos algunos barrios”.

Desde la asociación vecinal butarqueña se señala también que “durante todo el verano, y a pesar de haber solicitado por escrito, por registro, por redes sociales, algún tipo de explicación al Área de Medio Ambiente y Movilidad, no hemos recibido ninguna contestación o explicación a la situación que sufríamos”.

Picaduras en todo el barrio

Además de los malos olores, este verano el barrio de Butarque padeció un aumento de las picaduras de mosquitos y de mosca negra, “un problema que el Ayuntamiento niega o minimiza, negando la dimensión que lleva denunciado la asociación vecinal y que han recogido numerosos medios de comunicación”, indica AVIB. “Además, -continúa- aunque en un cierto momento el Consistorio pareció reconocer la alta presencia de estos insectos e incluso aseguró en los medios de comunicación que se tomarían medidas, más tarde se desdijo y a día de hoy vecinas y vecinos desconocen si realmente se ha llevado a cabo alguna acción para evitar la presencia de estos molestos animales cuyas picaduras han llevado a Urgencias a más de una decena de personas”.

Ante todo esto, la Asamblea Vecinal de Perales del Río-Getafe y AVIB han acordado convocar una concentración en la sede del Ayuntamiento de Madrid (C/ Montalbán, 1), el próximo jueves, 4 de octubre, a las 18:00. Estas entidades esperan la asistencia de más de un centenar de personas que irán provistas de mascarillas para denunciar que el aire de sus barrios es cada vez más irrespirable. Además, ambas asociaciones están preparando una queja oficial al Defensor del Pueblo que harán pública en los próximos días.

“Es el momento de decir que no nos resignamos a ser vecinas y vecinos de segunda, y que no hay derecho a soportar determinadas situaciones que serían impensables en barrios de la zona norte o del centro de Madrid”, concluyen los colectivos vecinales. “Pero además –insisten- es muy lamentable que suframos el abandono de nuestra Administración más cercana, que ni siquiera se digna a contestar a nuestras quejas”.

Imagen: Asamblea Vecinal de Perales del Río