Las agresiones de este tipo contra la entidad vecinal de Villaverde vienen de lejos. De hecho, en diferentes momentos de 2018 y 2019 su sede fue vandalizada con 13 pintadas de índole machista y autoritario que podrían haber sido realizadas por la misma persona. Las que han sido realizadas esta noche, tanto en la sede situada en el número 22 de calle Diamante como en otros lugares cercanos, suponen una clara apología del fascismo y la xenofobia. “No tengo miedo, soy fascista y creo en el amor”; “Por la conservación y diferenciación de los pueblos del mundo”, “Comunismo= miseria y muerte. Fascismo= unidad y progreso” y “Patria es amor a quien me dio un origen” son algunas de las consignas que hoy ensucian los muros de esta zona de Villaverde Bajo. Junto a la última sus autores dibujaron también una cruz celta, símbolo muy usado por los grupos neonazis y fascistas.

“Se equivocan quienes piensan que con odio y miedo nos callarán” ha indicado la asociación vecinal en su cuenta de Twitter, antes de recibir numerosas muestras de apoyo y solidaridad. Además de poner los hechos en conocimiento de la Policía, la entidad ha solicitado al Ayuntamiento la limpieza de las pintadas.