La Plataforma en Defensa de Madrid Central participa en esta Comisión (órgano colegiado de seguimiento, asesoramiento y coordinación del Ayuntamiento en materia de calidad del aire) a través de dos entidades: Ecologistas en Acción y la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), cuyos delegados han sido designados como vocales.

Desde la Plataforma se ha expresado, en primer lugar, la preocupación ante la política comunicativa desarrollada por el equipo de gobierno municipal en relación a la Estrategia 360, toda vez que en este momento no constituye más que un catálogo de posibles medidas sin estudios técnicos ni modelizaciones que respalden su eventual validez, y no un Plan de Calidad del Aire formalmente aprobado. Pese a ello, la difusión dada por el Ayuntamiento a dicha estrategia ha generado una confusión generalizada en la ciudadanía, hasta el punto que la propia web del Ayuntamiento tiene un aviso destacado que alerta que los criterios de acceso anunciados no son vigentes aún.

Entendemos por ello que las prisas del nuevo gobierno municipal por presentar una estrategia ambiental propia resultan inaceptables en un tema como la calidad del aire, con una repercusión fundamental en la salud pública de Madrid. El resultado ha sido un conjunto de propuestas improvisado, inconexo y, en lo que respecta a muchas de ellas, contraproducente. Propuestas que han sido elaboradas rápidamente por una consultora externa, ignorando a los organismos técnicos vigentes como la Comisión de Calidad del Aire celebrada ayer, con la Estrategia ya elaborada. Esta Comisión reúne la participación de la comunidad científica, organizaciones ambientales y vecinales, y ciudadanía en general.

El propio delegado de Medio Ambiente, Borja Carabante, ha asumido este extremo, reconociendo que sus propuestas no se encuentran respaldadas por estudios técnicos de modelización de su impacto, y por tanto, no se comprueba si resultarán en un posible aumento o disminución de las emisiones contaminantes. Sin embargo, tal y como viene recordando repetidamente la Plataforma al Ayuntamiento, dichas modelizaciones son obligatorias en base a las legislaciones nacional y europea vigentes.

En la Comisión celebrada ayer, los representantes de la Plataforma insistieron en que los estudios de modelización sean realizados por la Universidad Politécnica de Madrid (UPM). Desde el año 2010 este organismo independiente ha elaborado todos los estudios en materia de calidad del aire y ha modelizando las medidas contra la contaminación a través de sucesivos convenios de colaboración con el Ayuntamiento. Únicamente manteniendo la metodología y criterios de trabajo del equipo técnico y científico de la UPM será posible asegurar unos resultados rigurosos y una comparativa homogénea que determine si las medidas propuestas suponen un avance respecto al Plan A de Calidad del Aire, actualmente vigente.

En conclusión, la reunión de la Comisión municipal celebrada ayer viene a reforzar nuestro diagnóstico de que la presentación precipitada por parte del alcalde de unas medidas cuyo impacto real en la contaminación de Madrid se desconoce.  La Estrategia 360 ha sido una iniciativa apresurada e improvisada que solo ha servido para generar ruido y confusión en un tema que preocupa gravemente a la ciudadanía, y ha socavado la credibilidad de nuestra ciudad en su lucha contra la contaminación, cuestionada por una Comisión Europea que exige medidas efectivas bajo amenaza de sanción. Una credibilidad cuestionada por la errática política del gobierno municipal desde el pasado junio, con su intento de desmantelar Madrid Central y su énfasis en incentivar y subvencionar el coche privado, eliminando restricciones y multas y facilitando el acceso y aparcamiento al centro de Madrid.

Muchas de las nuevas medidas presentadas ayer por el delegado Borja Carabante nos alejan del objetivo de reducir la contaminación de Madrid, hasta el extremo de que alguna de ellas no convence ni a sus socios de gobierno. Continuar con esta nueva Estrategia 360 sin asegurar que se va a mejorar de manera clara y contundente lo ya recogido en el vigente Plan A (que, aún siendo mejorable ha marcado una tendencia en la reducción de emisiones contaminantes claramente favorable, técnicamente respaldada y cuantificada), supondrá un ataque a la salud pública de la ciudadanía madrileña que no podemos aceptar, sin olvidar tampoco la amenaza constante de que se haga efectiva la sanción europea por incumplimiento reiterado en los niveles de contaminación.

Después de las últimas maniobras de este gobierno, ni Madrid ni Europa esperan ya un buen plan contra la contaminación: ahora solo podemos esperar el mejor plan posible, debido a los reiterados incumplimientos, retrasos y la marcha atrás anunciada por Martínez Almeida. Por este motivo, para la Plataforma en Defensa de Madrid Central no será admisible ni una sola medida que suponga el más mínimo retroceso respecto a las disposiciones actualmente vigentes del Plan A, el Protocolo Anticontaminación o la Zona de Bajas Emisiones de Madrid Central.