Desde hace un año, La Incolora impulsa Incofarma, una iniciativa destinada a conseguir medicamentos para personas que, por diversas razones, no pueden sufragarlos con sus propios recursos y la Seguridad Social no les cubre el 100% de su coste. El dinero procede de donaciones de vecinos y vecinas, y las medicinas se adquieren en farmacias del barrio que colaboran con el proyecto.

Pero, tal y como indica La Incolora, estos fondos “se han ido gastando y necesitamos conseguir más para seguir adelante”, por lo que animan a la vecindad a participar en el taller de mandalas del sábado y así conseguir una buena cantidad que luego se transformen en ventas durante la campaña de Navidad. Los mandalas son representaciones simbólicas, generalmente circulares, que representan las fuerzas del universo y que, procedentes del budismo y el hinduismo, son usadas de apoyo a la meditación y la relajación.

“Cuántos más seamos capaces de tejer y vender, más tiempo podremos continuar con el proyecto Incofarmacia, y a más personas podremos echar una mano para que puedan adquirir los medicamentos que necesitan”, indica la asociación vecinal.

Desde que se puso en marcha Incofarma, en noviembre del año pasado, la asociación vecinal ha podido adquirir y distribuir 150 lotes de medicamentos que han servido para ayudar a más de 40 personas. Hasta septiembre había recaudado 8.195,78 euros y gastado una media de 514,18 euros en medicinas. Estos datos se encuentran en el quinto informe sobre el proyecto que la entidad barrial hizo público el pasado 3 de octubre.