Las entidades vecinales llaman a protestar “contra la política del Ayuntamiento de Madrid que está produciendo un aumento del ruido y de la suciedad en nuestras calles, dificultando el tránsito peatonal, reduciendo el aparcamiento para los residentes y provocando una importante pérdida de valor patrimonial de nuestras viviendas”.

Tal y como sostiene la coordinadora en un comunicado que ha hecho público con motivo de la protesta, “gran parte de estos efectos provienen de la proliferación de terrazas que se ha tolerado o autorizado durante estos meses de pandemia, y que ahora el Ayuntamiento de Madrid pretende legalizar mediante una ordenanza que ha aprobado en Junta de Gobierno”. “Al Sr. Almeida (y menos a su vicealcaldesa Sra. Villacís) poco le importa el descanso, la higiene pública, la movilidad peatonal y, en definitiva, la salud de los residentes de Centro; así como de otros afectados negativos que la sobreocupación del espacio público por estos negocios está provocando en la ciudad y en la vida de sus ciudadanos”, indica la plataforma vecinal.

“Es inadmisible -continúa- que una actividad económica privada que apenas representa el 5% de nuestra economía determine las condiciones de vida, la movilidad a la salud de los ciudadanos residentes en el entorno de las mismas. Los vecinos y vecinas afectados no vamos a renunciar a nuestros derechos fundamentales para que estas empresas se lucren. A pesar de los políticos que se empeñan en priorizar el lucro particular por encima del interés general; y de sus decisiones contra los derechos, la salud y las propiedades de los residentes”.

Por todo ello, las asociaciones vecinales Las Cavas-La Latina, Ópera-Austrias, Chueca, AVECLA, AVEPLAMA, Barrio Letras y ACIBU-SOS Malasaña han convocado a la vecindad a manifestar su descontento contra este abuso esta tarde con cacerolas, sartenes o cualquier utensilio que “permita demostrar a este Gobierno sordo lo dañino que puede llegar a ser el ruido”.