Por ello, la Asociación Vecinal de Retiro Norte, impulsada por los 300 vecinos y vecinas de las comunidades afectadas, ha invitado al barrio a acudir al próximo pleno ordinario de la Junta Municipal de Retiro, que tendrá lugar mañana martes, 12 de julio.

Con el lema “No más garitos en nuestro distrito. No a La Peligrosa. No más terrazas ni ruido ni suciedad” ha convocado a la vecindad a seguir la sesión desde las 17:30. En ella, el Grupo Socialista planteará una pregunta sobre el nuevo proyecto empresarial, que se ubica en el número 3 de la calle Menorca. La Junta ha denegado a la asociación vecinal su intervención en el pleno por carecer de declaración de Interés Público Municipal, un requisito que se encuentra en trámite.

El local de la discordia se encuentra a unos 20 metros de la avenida Menéndez Pelayo, en la linde de una de las zonas saturadas de terrazas declaradas por el Ayuntamiento de Madrid y en uno de los barrios con más locales de hostelería y restauración de la ciudad. Según datos del Consistorio recopilados por la agrupación vecinal, el número estos negocios en Ibiza ha pasado de los 185 que tenía en mayo de 2019 a los 229 actuales.

Los problemas con La Peligrosa comenzaron en octubre de 2021, cuando sus promotores iniciaron unas obras de gran envergadura en el inmueble con el fin de realizar una reforma integral. Antes, el espacio albergaba un centro de yoga con una pequeña cafetería. Ante las obras y tras descubrir que el Grupo Zoko tiene la intención de abrir un bar musical, las comunidades de vecinos afectadas comenzaron a movilizarse y el pasado mes de febrero interpusieron una denuncia por infracción urbanística en el Ayuntamiento ya que los trabajos poco tenían que ver con la licencia solicitada por la empresa, la de un espacio para la realización de yoga. En marzo la Policía Local paralizó los trabajos pues el local carecía de la licencia correspondiente y la empresa había realizado un cambio de uso.

Pero a pesar de la orden de paralización y de las llamadas de queja de los vecinos y vecinas afectados, el Grupo Zoko ha continuado con las obras, lo que ha motivado diversas ampliaciones de la denuncia, con el aporte de fotografías y otras pruebas que certifican el incumplimiento de la empresa de la orden administrativa.

“A día de hoy las obras han continuado con total normalidad y el local está pendiente de inauguración, lo cual ha permitido constatar que la finalidad es abrir una discoteca con conciertos en directo, tal y como sus promotores han publicitado en sus redes sociales. Debido a este tipo de actividad, es evidente que vamos a tener un problema de mayor envergadura, por ruidos y otras afecciones, un problema que no solo sufrirán las numerosas comunidades de vecinos que rodean al local, que da a un patio interior, sino todo el barrio de Ibiza”, asegura la Ángeles Rodríguez de Cara, presidenta de la Asociación Vecinal de Retiro Norte.