El comunicado alerta sobre la posibilidad de que la extrema derecha llegue al poder en la instituciones y haga valer sus posiciones de odio en las políticas educativas o su apuesta decidida por la privatización de los servicios públicos condicione la sanidad pública madrileña.

Igualmente alerta sobre el hecho de que la extrema derecha tenga en la destrucción de la convivencia en los barrios la clave del éxito de su proyecto político, especialmente en las zonas más vulnerables de la región, entre las que se encuentran territorios de Puente y Villa de Vallecas.

En su escrito, las asociaciones vecinales también lamentan que Vallecas se haya convertido en protagonista en esta campaña electoral debido a la búsqueda de la confrontación y la ruptura de la convivencia y no por las propuestas y medidas que sus vecinas y vecinos necesitan, como aquellas encaminadas a la generación de empleo, el combate contra el fracaso escolar, el freno a la carestía de la vivienda o el fin de los efectos nocivos que ambos distritos sufren desde hace décadas por los gases de la incineradora de Valdemingómez.

A continuación reproducimos el citado comunicado, que está firmado por las siguientes asociaciones vecinales: AV La Unión-UVA de Vallecas, AV La Colmena de Santa Eugenia, AV PAU Ensanche de Vallecas, AV Alto del Arenal, AV Doña Carlota-Numancia, AV Fontarrón, AV Kasco Viejo de Vallecas, AV Norte Albufera, AV Nuevas Palomeras, AV Palomeras Bajas, AV El Pozo, AV La Paz de Entrevías, AV La Viña de Entrevías, AV Los Pinos de San Agustín, AV Puente de Vallecas-San Diego.

Que el próximo 4 de Mayo Vallecas diga NO AL ODIO en las urnas.

Desde las Asociaciones Vecinales de Puente y Villa de Vallecas, hacemos un llamamiento a las vecinas y vecinos de los dos distritos a que protagonicen este próximo 4 de Mayo, una gran movilización en las urnas para mostrar nuestro rechazo a las políticas de odio que representa la extrema derecha.

Este próximo 4 de Mayo en las elecciones a la Asamblea de Madrid, los madrileños y madrileñas no estamos llamados a una elección más, nos encontramos ante una convocatoria electoral, en la que por primera vez, corremos un serio riesgo de que la extrema derecha forme parte de un gobierno regional y dirija las políticas educativas y sanitarias de nuestra región, una extrema derecha que ha sobrepasado todos los límites durante la campaña, mostrando sus políticas de odio contra los más vulnerables.

Estamos en una campaña en la que la extrema derecha ha sobrepasado los límites democráticos, señalado a los menores migrantes, negándose a condenar las amenazas de muerte a sus adversarios políticos, y estableciendo una campaña de provocación constante basando su posible éxito en la ruptura de la convivencia, especialmente en los barrios y municipios con mayoría de población de clase trabajadora de nuestra región.

Una campaña, en la que Vallecas ha sido demasiado protagonista en los medios de comunicación, no por las propuestas de inversión para fomentar el empleo, combatir el fracaso escolar, la carestía de la vivienda, luchar contra los graves problemas ambientales que supone ser el gran vertedero de la región, reforzar los servicios sociales para acabar con las colas del hambre y garantizar el derecho a la alimentación sin cronificar la pobreza, cambiar el modelo de residencias o mejorar nuestra red de transporte público.

Necesitamos que la política vuelva al centro del debate, no podemos retroceder más de 40 años, y tener que volver a pelear por el simple hecho de poder hablar, necesitamos movilizarnos para derrotar en las urnas a los que solo buscan odiar y no dejan que se hable de lo que de verdad nos importa, nuestro trabajo, la educación de nuestros hijos/as y la salud de todas y todos a los que queremos.

En estas elecciones, nos vemos obligados a intervenir, porque están en riesgo los valores democráticos de nuestra sociedad y la convivencia en nuestros barrios. Creemos que es imprescindible que las vecinas y vecinos de Vallecas, de Entrevías o del Ensanche, de Fonta o de la UVA, de Doña Carlota o las Palomeras, de San Diego o Santa Eugenia, del Pozo o del Puente, el próximo 4 de Mayo hagamos un gran ejercicio democrático, apostando de forma clara por la convivencia, por la defensa de nuestros barrios, de nuestros servicios públicos, y llenemos las urnas de votos contra el odio.