Ayer, 10 de marzo, el Ministerio de Vivienda, el Gobierno de la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid no firmaron los acuerdos para ayudar a más de 3.000 familias a rehabilitar sus viviendas en los barrios de Meseta de Orcasitas, Manoteras, Urpisa, Tetuán… Este conflicto viene precedido por otros muchos sobre la misma cuestión que hemos denunciado en cada ocasión toda vez que los únicos perjudicados son las vecinas y vecinos de Madrid.

La FRAVM entiende que la rehabilitación del parque de viviendas más deteriorado debe ser una política estratégica para las administraciones públicas por cuatro razones principales:

– Es el camino para prolongar la vida útil de los edificios y evitar la ruina y el subsiguiente derribo.

– Ayuda a las familias con menores ingresos a afrontar unas actuaciones que en otro caso no podrían plantearse.

– Evita la degradación de los barrios objeto de la rehabilitación integral.

– Crea empleo en un momento en que el primer problema de nuestro país y de la Comunidad de Madrid es el paro.

Por todo ello exigimos:

1. La reunión inmediata de las tres administraciones para retomar la negociación hasta llegar a un acuerdo satisfactorio.

2. La ampliación de dicho acuerdo sumándole la declaración de las cuatro áreas de rehabilitación integral del centro histórico de Madrid, así como la de San Nicolás-Arechavaleta, solicitadas unánimemente por el Pleno del Ayuntamiento de Madrid y por la FRAVM y que, hasta ahora, el Gobierno regional se ha negado a tramitar.

3. La ubicación de las oficinas de gestión de las áreas en los barrios en colaboración con las asociaciones vecinales respectivas. Estas oficinas pueden consistir en consorcios de gestión integrados por las tres administraciones.

4. El pago, por la Comunidad de Madrid, de las subvenciones adeudadas a miles de familias en los barrios de Los Pinos de San Agustín, Batán, San Ignacio de Loyola, Boetticher…