Además, anula la inscripción de uno de ellos, ubicado en la calle Huertas, en el Registro de Empresas Turísticas, un requisito imprescindible para poder operar.

Tanto la entidad vecinal como el resto de las asociaciones vecinales de Centro y la FRAVM, organización que siempre las ha apoyado en su lucha contra las VUT, se felicitan por unas sanciones que esperan que sirvan de elemento de disuasión para las empresas y propietarios que explotan, de manera irregular, este tipo de inmuebles residenciales.

El origen de las multas se halla en las 984 denuncias contra pisos turísticos que la Asociación Vecinal de Sol y Barrio de Las Letras presentó en noviembre y diciembre de 2019 ante la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid por diversas infracciones con el fin de que iniciaran los preceptivos procedimientos sancionadores. Un año y medio después, el pasado mes de junio, la entidad vecinal recibió los primeros 22 “comunicados de inicio de expediente”de la Comunidad de Madrid contra otras tantas VUT “por supuesta infracción de la normativa turística”, un volumen que ahora se ha duplicado, lo que anticipa la llegada, en las próximas semanas, de nuevas multas.

Además de las 984 denuncias presentadas en 2019, las asociaciones vecinales de Centro denunciaron el pasado 24 de febrero ante la Policía Nacional a 36 pisos turísticos por albergar fiestas ilegales a pesar de las restricciones derivadas de la pandemia de la Covid-19.

Recordemos que según el INE, en el distrito Centro de Madrid se concentran unas 8.000 Viviendas de Uso Turístico, aunque es probable que sean más. Casi todas ellas carecen de licencia y no pueden obtenerla porque incumplen los requisitos para ello (como tener un acceso independiente), de tal forma que funcionan de forma irregular, para desgracia de muchos vecinos y vecinas residentes, que están hartos de los problemas de ruidos, suciedad e inseguridad que generan.