La Queja al Síndic se suma a la presentada previamente al Defensor del Pueblo en Madrid y recoge, en este caso, representación de colectivos de los sectores de la discapacidad, uno de los más afectados por los incumplimientos generalizados de las normativas y leyes en vigor, y de la defensa del peatón, otro gran perjudicad

La situación de descontrol por parte de la administración responsable en este caso, el Ayuntamiento de Barcelona, se ha agravado con la expansión de las terrazas-Covid, pero viene de antes, con la aprobación de una Ordenanza de Terrazas que otorga al sector de la restauración una ocupación de espacio público desmedida, una discrecionalidad de las licencias a la hora de respetar las leyes de accesibilidad de rango superior y unos horarios incompatibles con la salud, el descanso y el derecho a la intimidad del vecindario.

Las cuatro entidades solicitamos también al Síndic de Greuges de Barcelona que investigue si las vigentes normativas locales sobre instalación de terrazas contravienen la normativa internacional, estatal y autonómica sobre ruido y protección del medio ambiente y si la negligencia en la aplicación de la normativa vulnera los citados Derechos fundamentales.