El programa de eliminación de infravivienda del Ayuntamiento de Madrid dirigido, no sólo a erradicar la infravivienda horizontal o vertical y el realojo de sus residentes, sino a eliminar los factores que favorecen el desarraigo y la exclusión social, incluye el desmantelamiento, en el periodo 2003-2008, de 757 infraviviendas y chabolas situadas en seis poblados de cinco distritos: Mimbreras I y II (Latina), La Quinta y Pitis (Fuencarral), El Cañaveral (Vicálvaro), Puerta de Hierro (Moncloa) y Plata y Castañar (VillaVerde). A principios de este año, la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) y las asociaciones federadas de Villaverde logran que la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital aprueben el desmantelamiento del poblado de El Salobral, entre los años 2006 y 2007, en el marco del Plan Especial de Actuaciones de Villaverde.

Dentro de este programa han sido desmantelados los poblados chabolistas de Pitis y de Mimbreras I, en los que vivían 112 familias y ha sido iniciado el desmantelamiento de los poblados de Plata y Castañar y La Quinta, que finalizarán en 2007. En 2006 comenzará el desmontaje de El Cañaveral y en 2007 se desmantelará Puerta de Hierro y se iniciará el de Mimbreras II, que finalizará en un año.

Por su parte, la Comunidad de Madrid a través de Instituto de Realojamiento e Integración Social (IRIS), creado al efecto, concluyó en 2003 los desmantelamientos de los poblados de Las Liebres y Ezequiel de Peñalver, en los distritos de Fuencarral-El Pardo y Barajas respectivamente.

Aún así, en marzo de 2005, el IRIS computaba 28 núcleos chabolistas existentes en Madrid, entre los que destacan por sus dimensiones El Salobral en Villaverde, las Barranquillas en Villa de Vallecas, Santa Catalina en Puente de Vallecas, el Cañaveral en Vicálvaro y las Mimbreras en Latina.

Así, a pesar de las acciones realizadas por las administraciones públicas, el chabolismo se convierte en un problema social que no remite debido a la llegada de nuevos residentes que quedaron al margen de los procesos de realojo de los poblados eliminados, levantándose veinticinco chabolas allí dónde una es eliminada, según reconocen las autoridades. Esto genera un proceso reconocido por las administraciones públicas de degradación, deterioro y exclusión social en los barrios o distritos donde se asientan.

Algunos barrios de los distritos de Carabanchel, Villaverde y Puente de Vallecas soportan, desde hace años, unos índices de realojos superiores al de otras zonas de Madrid. Estas actuaciones vulneran diversa normativa en materia de igualdad y compensación de desigualdades, desarrollo urbano sostenible, reequilibrio territorial y cohesión social y, lo que es más grave, contra los principios de acción de los servicios sociales y la distribución equitativa de familias en municipios, distritos, barrios y edificios como establecen las propias leyes de la Comunidad de Madrid. Por todo ello, la FRAVM, en una reunión mantenida con Mariano Zabía el pasado 1 de marzo, ha pedido formalmente a la Comunidad de Madrid que el Instituto de Realojamiento e Integración Social, la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid (EMVS) y el Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA) concierten sus políticas de realojo. Solicita, asimismo, que el Gobierno regional acuerde con los municipios de la región a través de la Federación Madrileña de Municipios.

En una rueda de prensa celebrada esta mañana en la sede de la FRAVM, las entidades que forman parte de la Plataforma de Ciudadanos de Villaverde han denunciado que, a pesar de que la administración había asegurado que ya no llevaría a cabo más realojos en el distrito, les consta que sí lo están haciendo. Por eso y, en cumplimiento de la normativa vigente, exigen que cumplan su palabra, ‘para garantizar el desarrollo sostenible, la cohesión social y el reequilibrio territorial de la capital’. En este sentido, Francisco Caño, presidente de la FRAVM, ha hecho hincapie en que ‘para que exista solidaridad, debe haber justicia social, y Villaverde lleva años asumiendo unas cuotas de solidaridad muy superiores a distritos como Moncloa-Aravaca u Hortaleza. El descontento de los vecinos es perfectamente lógico. Llegados a este punto, cabría preguntarse por qué, según informaciones de la consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, hay Ayuntamientos que se niegan a conceder la licencia de primera ocupación a las viviendas de realojo. Esto es muy grave’.

María del Prado de la Mata, portavoz de las asociaciones, ha anunciado que el poblado de El Salobral, el mayor poblado chabolista de Europa, no deja de crecer aumentando el clima de inseguridad ciudadana hasta extremos preocupantes. ‘Tanto es así que el comité de trabajadores de una de las empresas que se van a implantar en la zona han manifestado a las asociaciones de vecinos que los empleados tienen miedo. La inseguridad ciudadana que provoca el incremento del tráfico de drogas nos está haciendo valorar la posibilidad de salir otra vez a la calle. En cuanto a los realojos, la próxima semana entregaremos tanto al IRIS como a la consejería de Mariano Zabía , más de 10.000 firmas individuales exigiendo que no se realice ningún realojo más en Villaverde hasta que este distrito no presente porcentajes de realojo similares al de otros distritos y municipios de la región’.