El bloque de derechas (PP, Cs y Vox) en el Ayuntamiento de Madrid rechazó una propuesta ciudadana, presentada por PSOE y Más Madrid, que pedía la restitución de los nombres democráticos de seis calles, acordados en 2017 por el pleno municipal, y que el actual equipo de Gobierno repuso en sus denominaciones franquistas.

A tenor de la Plataforma Calle Maestra Justa Freire, de la que forma parte la FRAVM, las y los concejales de estos tres grupos se han colocado en la ilegalidad, al votar en contra de la Ley 20/2022 de 19 de octubre de Memoria Democrática (MD), a sabiendas de que entró en vigor precisamente cinco días antes de la votación, y que en su artículo 35 proclama que “serán considerados elementos contrarios a la memoria democrática las referencias realizadas en topónimos, en el callejero o en las denominaciones de centros públicos, de la sublevación militar y de la Dictadura, de sus dirigentes, participantes en el sistema represivo o de las organizaciones que sustentaron la dictadura, y las unidades civiles o militares de colaboración entre el régimen franquista y las potencias del eje durante la Segunda Guerra Mundial. 3. Las administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias y territorio, adoptarán las medidas oportunas para la retirada de dichos elementos.”

En la misma línea de insubordinación legal se sitúa un escrito del director de Gabinete de Presidencia del Pleno del Ayuntamiento de Madrid de fecha 26 de octubre pasado que, en referencia a las seis calles, insiste que “tales denominaciones no guardan relación alguna con el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica”, ley precisamente derogada 6 días antes por la mencionada 20/2022 (MD).

Además, Borja Fanjul, portavoz del grupo popular, al defender el nombre de la calle “Caídos de la División Azul”, afirmando que los divisionarios eran voluntarios que fueron “a luchar contra la dictadura más sangrienta y salvaje que ha asolado Europa en el siglo XX como es el comunismo” según la citada plataforma falta a la verdad por dos motivos. En primer lugar, soslaya que no todos se alistaron de manera voluntaria, ya que algunos lo hicieron para redimir penas de familiares presos del franquismo. En segundo lugar, el concejal del PP oculta que la conocida como División Azul se trataba en realidad de la 250ª División de Infantería de la Wehrmacht, y se encuadró en XXXVIII Cuerpo de Ejército alemán durante el nazismo, y que combatió en territorio soviético previamente invadido por dicho ejército.

De esta forma se hace apología de la colaboración del régimen franquista (declarado ilegal por la Ley 20/2022 de Memoria Democrática) con el Tercer Reich, régimen responsable de la guerra más mortífera de la historia (entre 50 y 70 millones de víctimas) y del exterminio sistemático de millones de personas  (unos 11 millones de judíos, gitanos y otros grupos étnicos, sociales e ideológicos) en la primera mitad del siglo XX.

Es muy preocupante que 44 años después de aprobada la Constitución Española, que define nuestro Estado como democrático y de derecho, haya personas que ocupan cargos en las instituciones, en particular en el Ayuntamiento de la capital, que con sus declaraciones y voto se colocan en contra de la ley y de los más elementales valores democráticos.

Los nombres franquistas de las seis calles mencionadas, y la actitud de las y los concejales de la mayoría derechista, son incompatibles con la democracia que defendemos y que proclama nuestro ordenamiento jurídico, y por ello vamos a continuar nuestra lucha para que la dignidad vuelva a nuestras calles e instituciones, asegura la Plataforma Calle Maestra Justa Freire.