En el día de ayer se publicó la siguiente decisión del Gobierno central, en el marco de la modificación del Plan de Amortización y Creación de Centros Penitenciarios (PACEP) aprobada en el citado Consejo de Ministros: “La construcción y equipamiento en los terrenos de la antigua prisión de Carabanchel de una nueva sede de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias que pueda albergar tanto sus servicios centrales como las dependencias de la Entidad de Derecho Público Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo y de un espacio memorial”.

La plataforma ciudadana mantuvo en 2020 y 2021 diversas reuniones con la Secretaría de Estado de Memoria Democrática y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para reclamar un Centro de Memoria en los terrenos de la cárcel de Carabanchel, que sirviera para recordar y documentar la represión franquista y la resistencia popular durante la dictadura y la transición, así como para promover los valores democráticos y los derechos humanos.

En estos contactos los responsables gubernamentales avanzaron la opción de crear unos espacios de memoria en uno de los futuros edificios destinados a instalaciones de Instituciones Penitenciarias en el desarrollo del Plan Parcial vigente sobre los terrenos de la antigua cárcel, “opción ante la que expresamos nuestro claro rechazo, en el entendido de que la memoria democrática de un lugar de la relevancia histórica de la cárcel de Carabanchel merece un edificio propio y singularizado, que permita la generación de actividades y espacio de creación y debate en torno a hechos que no deben volver a repetirse, y que sea gestionado con participación de entidades memorialistas y dependiente del área de Memoria Democrática y de los presupuestos generales del Estado”, indica la plataforma en su comunicado.

Posteriormente, a pesar de la insistencia de esta entidad, y durante casi dos años “no ha habido posibilidad de continuar ese diálogo, y ayer nos encontramos con un “anuncio que por su brevedad e inconcreción (‘un espacio memorial’) no podemos valorar”, asegura.

Los primeros pasos para el inicio de obras en los terrenos de la cárcel se han producido recientemente con el inicio del proyecto de urbanización, “ante lo que exigimos que se identifiquen los restos enterrados de la cárcel para que puedan formar parte también del Centro de Memoria que reclamamos”, sostiene la plataforma, antes de recordar que esos primeros pasos llegan 14 largos años después de la demolición del penal.

Por todo lo anterior, y ante el anuncio realizado por el Gobierno plataforma pide “retomar de manera urgente el diálogo con las instituciones gubernamentales, pues entendemos que, dado el injustificable retraso de estos dos años en el proceso de definición del Centro de Memoria, resulta impostergable que dentro del tiempo que queda de la actual legislatura se avance en ese sentido, adoptando las medidas que establezcan unas bases y compromisos firmes a tal fin”.