En el encuentro, que transcurrió en todo momento en un ambiente distendido y cordial, participaron tres vecinos residentes en estas viviendas, tres representantes de las asociaciones vecinales de San Fernando Parque Henares y Jarama, además del presidente y el responsable de Urbanismo y Vivienda de la FRAVM. Por parte de la Comunidad de Madrid acompañaron al consejero de Transportes su viceconsejero, el gerente del Consorcio Regional de Transportes así como los directores generales de Infraestructuras y de Vivienda.

Aunque el consejero declinó asumir cualquier responsabilidad relativa a las grietas de las viviendas de Vergara, se comprometió a impulsar que los bloques con desperfectos sean declarados zona de rehabilitación con objeto de poder optar a las subvenciones en esta materia del próximo Plan de Vivienda. Además, enviará inspectores a algunos lugares recientemente afectados como la calle Somorrostro, con objeto de evaluar el alcance de los daños. Como es lógico, las familias damnificadas reclaman que las grietas de sus casas, que en algunos casos llegan a los 17 cms de grosor, así como el resto de deficiencias, sean reparadas cuanto antes y sus gastos asumidos por la Administración.Respecto a la tercera zona de la localidad afectada, la calle Rafael Alberti, la Comunidad de Madrid acometerá en breve las obras de reparación de las viviendas.

Pero más allá de estas obras de reforma puntuales y necesarias, el vecindario de San Fernando exige garantías para que este tipo de problemas no vuelvan a producirse. Tal y como han denunciado las asociaciones vecinales de la localidad en reiteradas ocasiones, las grietas comenzaron a aparecer en algunos barrios antes incluso de la inauguración del MetroEste, que tuvo lugar en 2008. Es decir, durante las propias obras de construcción de la infraestructura.

En este marco, Pedro Rollán corroboró algo que los habitantes del pueblo ya intuían: los trabajos para asentar los terrenos sobre los que circula el suburbano se prolongarán bastante más tiempo de los tres meses previstos inicialmente. Se trata de una “obra delicada”, que debe hacerse bien, sin prisas, por motivos obvios de seguridad”, indicó el consejero a los representantes ciudadanos, los primeros interesados en que, esta vez, las cosas se hagan con el rigor que merecen. Además, Rollán anunció que la Escuela Oficial de Idiomas se trasladará próximamente a otro local ante los daños que sufre el inmueble en el que está actualmente alojada.

Como la reapertura de las estaciones de la línea 7b de Metro en el municipio va para largo, las asociaciones vecinales demandaron al consejero mejorar el servicio de autobuses que se puso en marcha tras el cierre del suburbano, algo que se comprometió a realizar ampliando la frecuencia de los buses, si es necesario. A tal fin, enviará inspectores a las líneas para verificar estas carencias, con objeto de reforzar racionalmente el servicio.

De igual forma, el consejero se comprometió a estudiar la propuesta de las entidades ciudadanas de instalar una “vía diagonal” en la estación de Metro San Fernando, lo que permitiría a los trenes regresar y convertir la estación en cabecera de línea. De esta forma, los usuarios de Metro podrían llegar hasta el municipio a través de la citada estación, la primera de la línea a su paso por la localidad, que por ende y a diferencia de las otras tres no está afectada por las obras de asentamiento.

Tras la reunión, los portavoces de las asociaciones vecinales de San Fernando y de la FRAVM se mostraron satisfechos con su resultado, y ahora esperan que las promesas esbozadas por el consejero se materialicen en mejoras concretas para los habitantes de la localidad del Valle del Henares.