No se trata de un festival o un concurso. “No es competitiva porque, para las asociaciones vecinales, lo esencial es la colaboración. El vídeo tiene que servir para comunicarnos y para entendernos, no para competir entre nosotros”, sostiene Julio López de la Sen, portavoz de la Comisión de la Comisión de Cultura de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), impulsora de la muestra.

En un acto que comenzará a las 19:00 en el Centro Cultural Galileo de Chamberí, la FRAVM contará con la participación, como director invitado, de Juan Vicente Córdoba, ganador del Goya al mejor corto documental 2016 por su trabajo Cabezas habladoras. Oriundo de Vallecas, Vicente Córdoba, que actualmente dirige el programa “Un, dos, tres, al escondite inglés” en la radio municipal M-21, es un viejo conocido de las asociaciones vecinales, con las que ha trabajado intensamente para producir filmes como Entrevías (1995), Yo soy de mi barrio (2002), Aunque tú no lo sepas (2000), A golpes (2005) y Flores de luna (2008).

La proyección de Cabezas habladoras servirá para cerrar la muestra. Antes, los asistentes podrán disfrutar del visionado de los cinco cortometrajes que la Comisión de Cultura de la FRAVM ha seleccionado para la ocasión. Son los siguientes: Welcome to Mi barrio: Alto de San Isidro, de Carabanchel; 60 aniversario de la Colonia Lucero, de Latina; En el barrio, con el barrio, de la zona de Parque Henares (San Fernando de Henares); El ruido asedia Virgen de Begoña, de Fuencarral-El Pardo; y, por último, Berrocales Park, de Vicálvaro.

Detrás de la grabación, edición y producción, siempre artesanal, de estos vídeos se encuentran personas que pertenecen o tienen relación con las asociaciones vecinales de esos barrios. Entre ellas no encontraremos ningún profesional o técnico en comunicación audiovisual; solo vecinos y vecinas con muchas ganas y mucho amor por el territorio en el que viven. “Pretendemos que estos vídeos nos sirvan para conocernos mejor, para ayudarnos a detectar nuestras carencias, para conocer los trabajos y logros de otras organizaciones hermanas, sus luchas, sus desafíos y sus esfuerzos para conseguir una vida mejor para nuestro vecindario”, indica la Comisión de Cultura de la FRAVM en la presentación de la muestra. Y aclara: “no buscamos la perfección técnica, ni asegurarnos un lugar en el Olimpo del arte. Nos interesa el diálogo y la búsqueda de la verdad con nuestras propias e imperfectas imágenes, palabras y músicas. El vídeo puede ser un instrumento para pensar en grupo”.

Tras el acto del lunes, cuya entrada es abierta y gratuita y cuenta con el apoyo de la Junta Municipal de Chamberí, la FRAVM publicará en internet y con licencia libre no comercial los cortometrajes participantes en esta I Muestra de Vídeos de Barrio.