Además, la asociación lleva tiempo solicitando la ampliación de muchas instalaciones públicas, hoy en día insuficientes, tales como la Casa de la Cultura, la Casa de la Juventud, la biblioteca y los polideportivos, equipamientos que tienen más de 30 años y que estaban diseñados para una población de 30.000 habitantes que hoy se ha duplicado con creces.

Por otra parte, durante estos años ha recogido miles de firmas “sobre diferentes asuntos de interés vecinal para entregar al equipo de Gobierno municipal: zona azul, revisión catastral, paralización proyecto Mercado Santa Catalina, en contra de la concesión de terreno municipal del Monte del Pilar a favor de la Fundación Recal, traslado entrada punto limpio, etc.”, según sus propias palabras.

También ha organizado diversos actos divulgativos sobre temas diversos como el cambio climático, el testamento vital, la interpretación de la factura de la luz o el agua y la sanidad pública. Una de sus últimas acciones ha sido una exitosa exposición fotográfica sobre Majadahonda, en colaboración con la Concejalía de Cultura.

Desde su creación hasta 2016 estuvo al frente de la asociación Miguel Moreta, al que ayer se reconoció su labor incansable durante todos estos años. Finalmente, la actual presidenta hizo referencia a la temática de la película proyectada, recordando que la unión hace la fuerza, y que la participación ciudadana es imprescindible en la gestión municipal, más allá del voto cada cuatro años. Por ello invitó a todos los asistentes a aportar sugerencias e ideas para la mejora de Majadahonda, animándoles a trabajar y colaborar en el movimiento vecinal.

El acto finalizó con un aperitivo en el que surgieron algunos de los principales problemas que padece el municipio y “para los que la asociación espera encontrar solución con la participación de los vecinos y con el trabajo constante y exigible de todos los partidos representados en el municipio”.