El Ayuntamiento de Madrid ha hecho oídos sordos a las miles de firmas recogidas por las asociaciones vecinales y a las más de 40.000 reclamaciones registradas por otros tantos vecinos y vecinas de la capital. Por ello, la FRAVM quiere aprovechar la celebración del pleno de aprobación de presupuestos para poner de manifiesto, una vez más, el frontal rechazo de la ciudadanía a la tasa de la basura, una medida meramente recaudatoria dirigida a llenar unas arcas municipales esquilmadas por la ejecución de megalómanos proyectos.

Las asociaciones vecinales amenizarán el acto con un concurso de villancicos sobre el denostado impuesto municipal.