El lunes 5 de julio vencía el plazo impuesto por el Gobierno regional para que la AV Valle Inclán de Prosperidad abandonara el local en el que, desde hace seis años, desarrolla sus actividades.

Los representantes de la entidad se habían dado cita en la plaza a las 19h. para entregar las llaves, no a los responsables del Ejecutivo regional, sino ‘a aquellos que le dan sentido: los vecinos’. Durante dos horas, decenas de personas pasaron por la plaza de Prosperidad para expresar su descontento con la situación y mostrar su solidaridad con la asociación, entre ellas representantes de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid, de asociaciones vecinales de Leganés, de La Flor del Barrio del Pilar, de La Amistad de Canillejas, de la Plataforma Vecinal de San Blas-Simancas, de Villa Rosa (Hortaleza), de Las Musas (San Blas), de Dalí-Felipe II (Salamanca), de Madrid Sur (Puente de Vallecas), de El Espinillo (Villaverde), de Los Pinos de Retiro Sur (Retiro), de Montecarmelo (Fuencarral)… así como de la Escuela Popular de Prosperidad, del Centro de Atención de Víctimas de Agresiones Sexuales) y representantes del PSOE e IU.

Como en otras ocasiones, la asociación regaló limonada, ofreció un micrófono abierto que pusieron a disposición de los asistentes y regalaron a niños y adultos libros donados por los socios de la entidad.

Una de las socias más veteranas de la asociación entregó, de forma simbólica, las llaves del local a los dos más jóvenes, como muestra de la continuidad de un proyecto que cuenta con 35 años de historia y aspira a cumplir, al menos, otros 35.

‘La asociación -señala la portavoz de la entidad, Gloria Cavanna- continúa las negociaciones con la Comunidad de Madrid. El representante de la Consejería de Educación, Bonifacio Alcañiz -añade- ha comunicado que están estudiando la posibilidad, todavía sin concretar, de dar una moratoria al desalojo o buscar alguna alternativa al mismo’.

Hasta que los responsables del Gobierno regional concreten tal alternativa, la asociación continúa desarrollando sus actividades en el local que ocupan desde hace seis años y en cuya adecuación ha invertido miles de euros.