En el pleno de la Junta Municipal de Usera, celebrado el pasado 9 de abril, los representantes de la AV Barrio de San Fermín tomaron la palabra para explicar, una vez más, la necesidad de una biblioteca y para exigir al Ayuntamiento de Madrid que atienda esta justa y vieja reivindicación.

El concejal presidente de la Junta Municipal, Jesús Moreno, en vez de asumir el problema y tratar de buscar una solución, cometió la infamia de acusar a la propia asociación de vecinos y a la FRAVM de decir “no” a la biblioteca de San Fermín. Alegaba que ni la asociación ni la Federación han aceptado la propuesta del Ayuntamiento, que consiste en no construir, a pesar de que es un compromiso adquirido en las más altas instancias municipales, la biblioteca de Orcasur y, en su lugar, construir otra en San Fermín. A cambio, como compensación, se ampliaría la sala de lectura que ahora hay en Orcasur.

‘Ante esta supuesta propuesta -apuntan las asociaciones de Orcasur y San Fermín’ no podemos sino mostrar nuestra indignación porque el Ayuntamiento, con el concejal presidente de la Junta Municipal de Usera a la cabeza, no sólo no atiende las necesidades de los vecinos y vecinas de los dos barrios, sino que trata de manipular para enfrentarlos’.

Las asociaciones vecinales de Orcasur y la FRAVM exigen al Ayuntamiento de Madrid que construya de una vez la biblioteca de Orcasur, una actuación que recogía Gallardón en su programa electoral y que incluye el Plan Especial de Inversiones de Usera. Denuncian que ‘la biblioteca que alberga el centro cultural del barrio cuenta con una sala de lectura tercermundista que no dejará de serlo por mucho que se amplíe. ¿Cómo pretenden dar un servicio digno en apenas 200 metros a una población que ha incrementado la demanda en un 2.000% en apenas diez años? El propio Ayuntamiento reconoció la necesidad de construirla incluyendo la medida en el Plan de Inversiones de Usera. Lo único que pedimos es que cumplan sus propios compromisos’.

En el barrio de San Fermín (30.000 habitantes), ni siquiera cuentan con una biblioteca, aunque sea pequeña. La más cercana está en la calle Rafaela Ibarra, a 45 minutos mínimo en autobús. Tal situación llevó hace 14 años a la AV Barrio de San Fermín a abrir una biblioteca en las instalaciones que gestionan y que hoy tiene registrados 532 usuarios. Por la sala de estudio de la biblioteca pasan los alumnos de la escuela infantil San Fermín, del colegio público República de Brasil y de varios institutos cercanos. Tras prestar, durante más de diez años, un servicio que corresponde a la Administración pública, la asociación vecinal, con apoyo de la FRAVM, señala que ‘después de tanto tiempo nos merecemos algo más que las maniobras dilatorias del Ayuntamiento y las mentiras del concejal. Pedimos que el concejal presidente de la Junta de Usera cumpla con sus obligaciones, que consisten en hacer una política que suponga la mejora de las condiciones de vida, trabajo y estudio de la población del distrito, y deje de buscar el enfrentamiento entre los barrios y que deje de calumniar a las asociaciones de vecinos, que lo único que buscamos, día a día, es resolver los muchos problemas que sufren los barrios del sur de Madrid. Aunque el Ayuntamiento y, en particular el concejal Jesús Moreno, no lo sepan o no lo crean, también las gentes de Orcasur y San Fermín tenemos derecho a la cultura’.