El 26 de marzo de 2007, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, ponía la primera piedra de las obras de prolongación de la línea 11 de Metro hasta el barrio leganense de La Fortuna para que sus 25.000 vecinas y vecinos ‘puedan llegar al centro de Madrid en un solo trayecto de Metro, en menos de 15 minutos”. En el acto, el Gobierno regional anunció que la ampliación del suburbano desde la estación de La Peseta, en el PAU de Carabanchel, hasta el barrio de Leganés estaría concluida en poco más de 23 meses, por lo que, aseguró, ‘La Fortuna disfrutará de Metro en primavera del 2009’.

Los plazos no se han cumplido. ‘Ahora -lamenta Angelines Micó, presidenta de la AV Nueva Fortuna– aseguran que terminarán para marzo de 2010, pero a la vista del desarrollo de las obras lo dudo mucho. Lo más seguro es que inauguren la ampliación coincidiendo con el período electoral, a mediados de 2011, como hacen siempre’.

En este caso, el incumplimiento de los plazos incialmente comprometidos ha tenido graves consecuencias para los centenares de vecinas y vecinos que esta mañana esperaban coger el autobús para ir a trabajar. ‘Yo, por ejemplo, he esperado desde las 7.30 hasta las 9.45 para poder coger uno -asegura Micó-‘. ‘El caos -añade- ha sido espectacular ya que el Gobierno regional no ha mandado ningún quitanieves a la zona, por lo que ha tenido que ser el Ejército el que despejara las carreteras. Para colmo, la empresa de transportes que da servicio a la zona no se ha molestado en anunciar que los autobuses no entrarían en el barrio, por lo que había decenas de personas esperando bajo las marquesinas, en vano’.

Para Micó, la nevada ha puesto de manifiesto el aislamiento del barrio y la necesidad de garantizar, con la máxima urgencia, la conexión de La Fortuna con Leganés y con la capital. ‘Si la presidenta de la Comunidad de Madrid hubiera inagurado ya el metro esto no pasaría’, sentencia.