Los 8.000 vecinos y vecinas del Paseo de Extremadura de Madrid llevan décadas soportando unos niveles de contaminación acústica y atmosférica muy por encima de los límites recomendados. Muchas de sus viviendas se hallan a escasos dos o tres metros de la A-5, una autovía que acoge una media diaria de tráfico de más de 110.000 vehículos en su tramo urbano. Por estos motivos, tras una denuncia presentada ante la Fiscalía de Medio Ambiente, la AV Casa de Campo Batán logró que dos concejales del Ayuntamiento de Madrid fueran imputados por un delito de contaminación acústica y atmosférica en junio de 2007, ya que los vecinos llegaban a soportar niveles de ruido de hasta 85 decibelios, casi 30 veces más del máximo recomendado. Esto obligó al consistorio a tomar algunas medidas que los vecinos consideraron una “tomadura de pelo”, como la instalación de un pavimento antirruido que solo redujo en 5 decibelios las molestias provocadas por el tráfico a motor.

Ante un problema que tiene la friolera 50 años, los promotores de la campaña “Sueña tu avenida”, que fue presentada el pasado 26 de abril en el Centro Sociocultural El Greco de Batán se plantearon un proceso de sensibilización de al menos dos años de duración. Con ella “pretendíamos -y pretendemos- concienciar a los vecinos de la necesidad de avanzar hacia una movilidad más sostenible, que priorice medios de transporte menos agresivos y contaminantes que el coche”, sostiene Antonio Rey Vivancos, de la Asociación Vecinal de Aluche y de la Plataforma Campamento Sí, red de colectivos vecinales y ecologistas del Suroeste de Madrid impulsora de la campaña. Con la noticia del pleno de ayer, “tenemos la sensación de que todo va demasiado rápido, aunque somos conscientes de que solo es un primer paso, un paso muy positivo”, afirma Rey. Con los votos de Ahora Madrid y el PSOE, el Consistorio que dirige Manuela Carmena aprobó una proposición que en el corto plazo incluye, entre otras cosas, declarar el Paseo de Extremadura y su entorno residencial como Zona de Protección Acústica Especial, desde la salida del túnel de la Avenida de Portugal hasta el cruce con la M-40, en cumplimiento del artículo 25.1 de la ley 37/2003 del Ruido. Además, se reducirá el límite de velocidad de los 70 km/h actuales a los 50 km/h y, “dentro del año en curso” se redactará el proyecto de conversión en avenida urbana del tramo del Paseo de Extremadura comprendido entre el citado túnel de la Avenida de Portugal y el cruce con la Avenida de los Poblados, tal y como defiende “Sueña tu avenida”. Por ende, se establecerán pasos de peatones a nivel regulados por semáforos con esperas en la mediana y se reducirá el ancho de los carriles de circulación y la ampliación de las aceras existentes. Se mantendrá el carril bus en toda su longitud y se estudiará la conveniencia de implantar un carril reversible a lo largo del tramo.

Por último, se abordarán los proyectos de aparcamientos disuasorios de este eje que sean viables, de acuerdo con el Programa de Aparcamientos disuasorios, y se planteará al Consorcio de Transportes el establecimiento de nuevas líneas lanzaderas de autobús desde estos aparcamientos hasta el intercambiador de Príncipe Pío.

Sin duda, se trata de medidas muy esperadas por los vecinos afectados, aunque es imprescindible “saber qué va a pasar con los 110.000 vehículos que usan la vía actualmente”, insiste el portavoz vecinal, antes de sugerir una respuesta: “hay que elaborar un nuevo plan de movilidad que ponga en el centro a las personas y los vecinos y no a los coches”.

Un plan que podría tener en cuenta, sugiere Rey, las recomendaciones del trabajo de fin de grado del investigador de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Civil de la Universidad Politécnica Fady Awad Núñez. Con el título Plan de movilidad urbana sostenible del Suroeste de Madrid, este trabajo ha servido de base a la campaña “Sueña tu avenida”, así como a la propuesta “Paseo de Extremadura para todos” que la Asociación Vecinal Casa de Campo-Batán registró en el marco de los Presupuestos Participativos del Ayuntamiento de Madrid. El proyecto tenía bases tan sólidas que los técnicos del Consistorio pronto lo pasaron del ámbito del distrito de Latina al de la ciudad de Madrid, valorándolo en 16,5 millones de euros. La resolución aprobada ayer en pleno recoge buena parte de la iniciativa vecinal. “Es importante diferenciar lo aprobado en el pleno municipal de la propuesta de los Presupuestos Participativos. Aunque persiguen un mismo fin y van en paralelo los caminos son distintos. Nosotros valoramos que ambos son un primer paso, importante y necesario y por eso apoyamos ambas propuestas. Otra cosa será cuando lleguen los proyectos y se valoren desde una perspectiva de movilidad sostenible e integral del Suroeste madrileño”, indica Antonio Rey.

Por eso, los colectivos vecinales y ecologistas que forman parte de la Plataforma Campamento Sí seguirán recabando apoyos ciudadanos para que se apruebe su propuesta. Así, en las Fiestas de Aluche, que comienzan hoy viernes 27 y se prolongarán hasta el domingo 5 de junio, la red informará de sus demandas en la Caseta Cultural de la feria.