El 1 de octubre de 2008, el Ayuntamiento de Madrid firmaba, a través de la FRAVM, el compromiso de construir varios equipamientos públicos en el barrio de Las Tablas (Fuencarral) en el período 2008-2012 y de ceder las parcelas necesarias para que las administraciones regional y estatal construyeran otras dotaciones de su competencia.

“En virtud del acuerdo conquistado –recuerda la AV Las Tablas–, algunos de ellos ya deberían estar a punto de terminar y otros comenzando su construcción y puesta en funcionamiento”. En la primera situación se encuentran, entre otras, la construcción de una instalación deportiva elemental, un centro cultural y una escuela infantil municipal.

“La realidad, sin embargo, es bien distinta”, se lamenta la entidad vecinal. “Han pasado dos años y no se ha invertido ni un solo euro en los compromisos adquiridos. Por decir toda la verdad –añade–, el único equipamiento en el que este mismo verano van a gastar 230.000 euros es en la rehabilitación del conocido palomar para destinarlo a un aula medioambiental”, una actuación que no estaba recogida en los acuerdos firmados y que, a juicio de la asociación, “no es prioritario”.

Sí adquieren este rango “la construcción del polideportivo municipal y de las pistas deportivas elementales; la creación del mercado municipal; la edificación de la escuela de música, de la biblioteca municipal, de un centro cultural y de una comisaría de Policía Municipal“ cuya no ejecución no puede justificarse con “la coartada de la crisis”.

Tampoco se olvidan de las reivindicaciones que dirigen al Gobierno de la Comunidad de Madrid y al Ejecutivo central: la construcción de un centro de salud y un instituto de enseñanza secundaria y de una comisaría de la Policía Nacional, respectivamente, todos ellos, subrayan, necesarios para un barrio en el que residen cerca de 27.000 vecinas y vecinos y trabajan unas 20.000 personas.

Desde que el Ayuntamiento firmara estos acuerdos, “nuestro barrio está sufriendo cada día una mayor degradación”, sobre todo en los espacios verdes y en las parcelas públicas donde se deberían haber empezado a construir los prometidos equipamientos.

Por todo ello, la asociación ha convocado una concentración para el domingo 26 de septiembre a las 12h junto al palomar a la que ha llamado a participar a todas las vecinas y vecinos del barrio para que “los responsables de la administración escuchen nuestras demandas”.