Alarmados por el insistente rumor de que la Comunidad de Madrid prevé reducir la frecuencia de paso de los trenes de la línea 3 de metro en Usera y Villaverde, las asociaciones de vecinos de La Incolora, La Unidad de Villaverde Bajo, El Espinillo, La Unidad de S. Cristóbal y El Cruce de Villaverde se dieron cita, el pasado 19 de diciembre, con responsables de la consejería de Transportes.

Según los portavoces vecinales, en el encuentro, Luis Armada, viceconsejero del área, les confirmó que, efectivamente, es intención del Gobierno regional “que todos los trenes realicen el trayecto Moncloa-Almendrales, pero que sólo algunos de ellos sigan hasta Villaverde Alto. Eso significa que las estaciones comprendidas entre Moncloa y Almendrales tendrían mayor frecuencia de trenes que las estaciones situadas entre Almendrales y Villaverde Alto. Por poner un ejemplo, los vecinos que vayan desde Villaverde hacia el centro por las mañanas, cogerán un tren que pasa con frecuencia de cinco o seis minutos, mientras que quienes lo cojan en Legazpi dispondrán de trenes cada dos minutos. Cuando esos vecinos vuelvan a sus casas por la tarde, deberán estar atentos, porque la mayoría de trenes se quedarán en Almendrales, sólo uno de cada tres, por ejemplo, hará el recorrido completo a Villaverde Alto. ¿Por qué pretende tomar esta medida la Comunidad de Madrid? Porque se han comprado menos trenes de los necesarios para dar un servicio completo en toda la línea 3, y han decidido que sean los distritos de Usera y Villaverde quienes sufran la merma en la calidad del servicio”, concluyen. Las asociaciones de vecinos transmitieron al viceconsejero que “bajo ningún concepto” aceptarán esta medida discriminatoria. “Los vecinos –recuerdan- hemos invertido mucho tiempo y esfuerzo en conseguir que el metro llegase hasta Villaverde, y no podemos consentir que se nos discrimine, que se nos dé un servicio de menor calidad que al resto de la ciudad de Madrid. No somos culpables de la falta de previsión de la Consejería de Transportes y, por tanto, no debemos ser nosotros quienes paguemos las consecuencias de su falta de profesionalidad’.