En la actualidad, el río Jarama soporta vertidos ilegales de residuos procedentes de industrias y urbanizaciones, las consecuencias del descontrolado crecimiento urbanístico de la zona, la extracción abusiva e indiscriminada de pozos, la desviación del cauce natural del río por la ampliación de pistas del aeropuerto de Jarama, el uso de productos fitosanitarios en la agricultura, la práctica de caza y pesca furtivas en la ribera del río… A todo ello se suma ahora el proyecto de explotación de una mina de sepiolita en Paracuellos del Jarama, una actividad que, a juzgar por las entidades que forman parte de la Plataforma Jarama Vivo, es incompatible con la supervivencia del río en el tramo de la desembocadura del arroyo de la Vega.

La FRAVM ha presentado una alegación al proyecto señalando que supondrá la desecación de tramos del río, cambios en las características físico-químicas del agua bombeada y una notable pérdida del bosque de ribera. De llevarse a cabo, recuerda, supondrá una agresión definitiva a un amplio tramo del río y de la ribera, afectando a la calidad y las propiedades de todo el curso fluvial. Las características de la mina son incompatibles con la futura recuperación del río y con los proyectos de restauración ambiental derivados de la propuesta de convertir la ribera del río en Lugar de Interés Comunitario (LIC) y del Plan Director Aeroportuario del aeropuerto de Barajas.

La Federación recuerda que la propia Comunidad de Madrid inició, en octubre de 1999, los trabajos preliminares para la declaración de espacio protegido de todo el tramo alto y medio del Jarama (BOCM del 18 de octubre de 1999), de manera que todas estas iniciativas dirigidas a la recuperación del Jarama quedarían descartadas de llevarse a cabo el proyecto minero de TOLSA.

Por todo ello, insta a la Dirección General de Evaluación y Calidad Ambiental a emitir un informe negativo de evaluación ambiental del proyecto y a adoptar, de forma urgente e irreversible, las medidas necesarias para evitar daños irreversibles sobre el patrimonio natural afectado.