Centenares de trabajadores aprobaron el 17 de noviembre y, tras 13 días de huelga, el acuerdo alcanzado por los delegados sindicales tras más de 15 horas de intensas negociaciones, que concluyeron sin un solo despido pero con otras medidas también dolorosas, como un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de 45 días anuales por trabajador, sumado a un convenio que congela sus sueldos hasta 2017.

Las empresas concesionarias de los servicios de limpieza viaria (OHL, FCC, Sacyr y Ferrovial) finalmente no despedirán a nadie más, pero llevarán a cabo un ERTE de 45 días por año trabajado, bajas incentivadas con 28-29 días por año trabajado, excedencias de cinco o diez años cobrando, respectivamente, el 50% o el 75% del sueldo bruto de un año y obligarán a asumir una mayor flexibilidad en las vacaciones.

Este es el fruto del duro pulso que las trabajadoras y trabajadores de limpieza han mantenido con las empresas concesionarias y con el Ayuntamiento de Madrid, que quiso vulnerar el derecho a la huelga intentando, sin éxito, utilizar a Tragsa. Finalmente, se evitó el despido de 1.134 personas y  una rebaja salarial cercana al 40%, pero el acuerdo no incluye a unos 350 empleados que no fueron subrogados en agosto tras la adjudicación del contrato.

Contratos integrales

A pesar de la victoria parcial, ni sindicatos, ni trabajadores, ni el movimiento vecinal bajan la guardia ya que, sospechan, las importantes rebajas presupuestarias aplicadas a los contratos integrales podrían traducirse en despidos y, por consiguiente, en más conflictividad social. Hablamoso de la recogida de basuras; el mantenimiento de jardines, con una rebaja de 90 millones de euros sobre el precio de licitación (368 millones); el alumbrado público (aunque las ofertas de las empresas se darán a conocer el 2 de diciembre, el Ayuntamiento de Madrid sacó a concurso la gestión del servicio por 65 millones de euros menos que el año pasado); infraestructuras viarias, movilidad (16,2% de ahorro con respecto a lo que pagaba hasta ahora el Ayuntamiento) y el Servicio de Limpieza Urgente (SELUR) que, aunque no ha sido incluido en ningún contrato integral, deberá ser renovado en breve.

Foto: CCOO.