En la tarde del pasado 16 de marzo, el grupo parlamentario de Podemos presentó en el pleno de la Asamblea de Madrid una Proposición No de Ley solicitando “abordar las obras de ampliación de la Línea 11 de Metro entre Plaza Elíptica y Chamartín, que permita su puesta en marcha, por fases, en un plazo máximo de 10 años”.

Tal y como recuerda la AV de Carabanchel Alto, se trata de una demanda vecinal histórica, que tras más de 20 años de lucha cristalizó en la apertura de la actual línea, en realidad un ramal que solo conecta con otra línea de la red metropolitana. “Esto la convierte en una línea poco útil como medio de transporte, mientras no se prolongue en su primera fase hacia Atocha, como está previsto, y más adelante hasta Chamartín”, sostiene la entidad.

El Grupo Socialista apoyó la propuesta presentada por la formación morada, que no logró prosperar ya que los diputados de los grupos de Ciudadanos y del PP votaron en contra, alegando que aunque es necesario prolongar la línea, no es una obra prioritaria.

Llama la atención que el trazado completo de la línea 11 fue presentado hace más de diez años por la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y la actual ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, entonces consejera de Transportes. “Transcurrido este tiempo parece que nunca le llega a este partido el momento de cumplir las promesas”, subraya la asociación.

Alentados por la entidad ciudadana, las vecinas y vecinos de Carabanchel Alto, así como de barrios de este y otros distritos por donde discurriría esta línea en el futuro, han empezado a recoger firmas y en breve convocarán una campaña de movilizaciones para que el gobierno de la Comunidad de Madrid “tenga en cuenta sus necesidades y recuerde las promesas incumplidas durante tantos años”.

Foto: Metro de Madrid