La entidad hizo pública su posición después de que el pasado 23 de julio el consejero de Administración Local y Digitalización de la Comunidad de Madrid, Carlos Izquierdo, presentara a bombo y platillo el proyecto en la parcela del PAU de Arroyo Culebro en la que se levantará.

La ubicación de esta electrolinera no es la más adecuada porque aumentará el tráfico por la principal vía de este barrio residencial, la C/Móstoles y C/Parla. Y es lógico pensar esto puesto que, en palabras del propio Carlos Izquierdo, este proyecto de dimensiones estratosféricas podrá dar servicio a 750.000 personas de los municipios de Leganés, Fuenlabrada, Getafe y Alcorcón, y tiene una excelente ubicación por su proximidad a la M-50, M-406, M-407 y M-409”, resalta el colectivo vecinal en su comunicado. Y continúa: “está claro que 750.000 coches a la vez no van a venir, pero esta electrolinera es un reclamo para miles de vehículos de la zona sur de Madrid y para miles de vehículos de paso”.

La vecindad teme que el barrio se inunde de coches, con los problemas de seguridad y movilidad que eso genera, por eso no entiende que la Administración insista en ubicarla en una zona residencial ya consolidada en vez de en un polígono industrial. En Arroyo Culebro viven actualmente más de 13.000 personas, de las cuales 4.000 son niños y jóvenes.

“¿No había otra parcela bien ubicada en Leganés para esta electrolinera? Curiosamente la llamada Ciudad del Automóvil de Leganés está apenas a 400 metros de nuestro barrio”, recuerda la entidad.

La asociación subraya “otro detalle que quizás los políticos que vinieron a hacerse la foto no sepan”: “la calle que daría acceso a la electrolinera ya se colapsa a diario a la hora de entrada y salida de los dos colegios ubicados en su cercanía”, y “en ocasiones hasta vehículos de emergencia se han visto afectados”. “Este atasco se produce fundamentalmente por la doble fila de los vehículos de padres y madres que dejan a sus hijos del colegio Antanes”, circunstancia que la entidad ha pedido al Ayuntamiento que solucione con medidas, hasta ahora en vano.

Por otro lado, numerosos conductores usan la C/Móstoles y C/Parla como atajo para evitar los atascos de las carreteras M-406, M-407 y M-409, lo que incrementa el tráfico en el barrio en diferentes momentos del día y, ante la “velocidad exagerada” de algunos vehículos, pone en peligro a los vecinos y vecinas.

Hace unos meses el Ayuntamiento de Leganés atendió una demanda de la asociación y colocó badenes en la calle Móstoles, pero otras peticiones destinadas a mejorar la movilidad y seguridad vial siguen a la espera, como la instalación de un semáforo, badenes en las calles de los colegios o un carril bici en calzada protegido del tráfico.

Además, la Comunidad de Madrid ha “guardado en un cajón” su propuesta de desdoblamiento del puente de la carretera M-407 sobre la M-406, obra que, según la entidad vecinal, “evitaría los atascos que se producen mañana y tarde”.

El colectivo barrial aprovechó la visita de un representante del Gobierno regional para recordar la demanda de dos servicios públicos que “sí afectan directamente a la mayoría de los 13.000 vecinos de Arroyo Culebro (no como una electrolinera)”: la construcción de un centro de salud y la finalización del instituto público Rafael Frühbeck de Burgos, “donde cientos de chavales y chavalas sufren falta de espacio en las aulas”.

“¿Por qué ha sido tan fácil la colaboración entre las administraciones local y regional para la electrolinera y resulta tan difícil que lleguen a un acuerdo para la construcción del prometido centro de salud o para terminar de construir de una vez por todas el instituto público?” se pregunta la asociación.