La presentación del recurso contencioso administrativo supone un paso más en un ciclo de protestas que se inició hace meses y tuvo su punto álgido el pasado 15 de noviembre, con una multitudinaria concentración en la Puerta del Sol de la capital. La FRAVM, que esta mañana estuvo representada por su presidente, Nacho Murgui, y varios miembros de su Junta Directiva, recoge de esta manera la postura de las más de 3.000 personas que, a través del movimiento vecinal, han presentado un recurso económico contra la tasa de la basura.

La FRAVM recuerda que las tasas son tributos creados ad hoc para financiar la prestación de un servicio cuyo importe, como establece la Ley de Haciendas Locales, se establece para cubrir su coste real (art. 24), previamente reflejado en un informe técnico-económico (art.25) que debe ponerse a disposición de las personas interesadas antes de la fijación de la tasa (art. 151 de la Ordenanza Fiscal de 23 de diciembre de 2004), un trámite que el Ayuntamiento de la capital ha omitido privando así a la ciudadanía de esta información.

La ley vigente, recuerda la Federación, señala que las cantidades cobradas deben ser las que se deriven del servicio prestado, sin que pueda haber diferencias en las cuantías, salvo que éstas se basen en criterios genéricos de capacidad económica real. “El Ayuntamiento de Madrid, sin embargo -denuncia Francisco Caño, responsable de Medio Ambiente de la FRAVM- ha fijado la cuantía de la tasa en función del valor catastral de las viviendas, una práctica no autorizada por la normativa vigente ya que no refleja necesariamente la capacidad económica de sus propietarios o inquilinos, como no dejamos de constatar en los barrios”.

Además, añade “no es fácil de entender que tengamos que pagar cada vez más por el servicio de recogida y tratamiento de basuras cuando paralelamente se nos está exigiendo de forma coercitiva que separemos y reciclemos nuestros residuos. Si realizamos parte del servicio que se nos cobra, debería reflejarse en lo que pagamos”, concluye.

Por último, la FRAVM advierte que los ajustes presupuestarios realizados por el Ayuntamiento de la capital podrían traducirse en un empeoramiento del servicio de recogida de basuras. “Mucho nos tememos que el Ayuntamiento pueda modificar los pliegos de condiciones de la adjudicación de algunos servicios públicos como consecuencia de los ajustes presupuestarios aprobados lo que, en este caso, podría empeorar más aún la recogida de residuos, ya deficiente en algunos barrios de los distritos Centro, Villaverde, Usera, Vallecas…”, añade.