En virtud de un acuerdo entre la Consejería de Sanidad y la empresa Capio, los médicos de esta empresa atenderán las primeras consultas de especialista de los aproximadamente 200.000 habitantes de los barrios de Universidad, Cortes, Palacio, Embajadores, Imperial, Acacias y Palos de Moguer. “Los vecinos -denunciaron durante el acto los portavoces de La Corrala y ACIBU- no podemos permitir que la gestión de parte del equipamiento sea cedida a una empresa privada, cuyo fin es el lucro y no el cuidado de nuestra salud. Este acuerdo abre la veda para seguir privatizando el resto de centros de especialidades y, nos tememos, los centros de salud”.