La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), CCOO y UGT han presentado esta mañana un documento que recoge un diagnóstico consensuado de la situación sanitaria en la Comunidad de Madrid y una batería de propuestas para garantizar una asistencia sanitaria de calidad a toda la ciudadanía bajo los principios de universalidad, equidad, gratuidad, financiación y provisión pública y control democrático de todas las actuaciones llevadas a cabo por la administración.

Gloria Cavanna, portavoz de la comisión de Sanidad de la FRAVM, ha presentado el acto subrayando que el documento presentado es fruto del diálogo y el consenso de las organizaciones y que pretende dar cauce a las legítimas reivindicaciones de los vecinos y profesionales ante una situación de ‘abandono de la sanidad pública nunca vista hasta ahora’.

Ana González, secretaria de Política Social de CCOO, ha resumido el análisis de las organizaciones señalando que “la política errática en la aplicación de recursos sanitarios” y “el caos absoluto que reina en la sanidad pública con repercusiones sobre la calidad asistencial” responden al objetivo del Gobierno regional de “deteriorar y desmantelar el sistema público de sanidad”. González ha añadido que “las organizaciones reunidas hoy planteamos una batería de medidas con ánimo propositivo y esperamos que vean la luz porque responden a las necesidades de vecinos y trabajadores”. A tal fin, ha añadido, estas organizaciones “están abiertas al diálogo con la administración” pero ha advertido, asimismo, que “serán rotundas en la defensa de los intereses generales de la ciudadanía”.

Marciano Sánchez Bayle, presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid no ha desaprovechado la ocasión para responder a las declaraciones del consejero de Sanidad, Juan José Güemes, en las que aseguraba que las consultas privadas benefician a los médicos públicos calificándolas como “una obra maestra del cinismo” y “un insulto grave a los profesionales que sólo trabajamos en la sanidad pública”. Bajo su punto de vista, “la prolija literatura internacional que hace referencia al hecho probado de que la prolongación de la jornada laboral de los profesionales se traduce en un incremento de los errores médicos”, invita a pensar que “los primeros interesados en que la sanidad pública no funcione es el propio Gobierno regional”. Y lo están consiguiendo. “El hecho de que la construcción de nuevos hospitales no haya estado acompañada de la contratación de nuevo personal sitúa a la sanidad pública en una situación delicada que se agravará con la llegada del invierno,cuando la presión asistencial se incremente”. Otra muestra de la pésima gestión del Gobierno regional es que “la convivencia de dos empresas, una pública y otra privada, en el seno de los nuevos hospitales hace que se tarde hasta tres meses para cambiar una simple cerradura”. Por todo ello “pedimos al Gobierno, entre otras medidas “un incremento de recursos económicos, profesionales y de infraestructuras y que se ponga fin de inmediato a la privatización del sistema público de sanidad”.

Carmen López, secretaria de Políticas Sectoriales de UGT-Madrid, por su parte, ha hecho hincapié en la necesidad de desenmascarar el discurso publicitario de la consejería, que “anuncia la creación de 1.700 camas hospitalarias pero no dice que se eliminarán 1.400 de los hospitales públicos” por lo que el saldo neto de tamaña inversión se reduce a apenas 300 nuevas camas. López ha denunciado que la consejería destina un 13% del presupuesto a la financiación de la sanidad privada y ha exigido, en nombre de las organizaciones, que ésta sea “subsidiaria de la pública y deberá financiarse siempre con dinero privado”.

Propuestas

Las organizaciones han hecho hincapie en la necesidad de dar un giro rotundo en las políticas sanitarias de la Comunidad de Madrid. Para lograrlo, creen fundamental articular mecanismos de consenso y participación; una reforma consensuada de la Ley de Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid (LOSCAM) para garantizar la asistencia sanitaria pública; asignación de la financiación suficiente con partidas presupuestarias finalistas para que, a corto plazo, la Comunidad de Madrid se sitúe en la media del gasto per capita en relación con la media del país y el desarrollo de un Plan Integral de Salud de la Comunidad de Madrid que contemple medidas para reducir las listas de espera, el desarrollo de la Atención Primaria y un rediseño de las áreas de asistencia sanitaria que contemple un hospital de titularidad y gestión pública para cada área.