Mas de 1000 vecinos de Latina volvieron a manifestarse ayer bajo el lema ’No nos conformamos’ para reclamar que las administraciones que en estos momentos están negociando el futuro destino de los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel cuente con el movimiento ciudadano a la hora de decidir el uso de estas parcelas. El proyecto sobre el que trabaja la Administración en estos momentos contempla la construcción de 700 viviendas, un hospital de gestión privada y una escuela infantil.Los vecinos critican la pretensión de construir viviendas en unos terrenos que, a su juicio, deberían destinarse íntegramente a la construcción de equipamientos para cubrir las necesidades sociales de la zona.Entre sus reivindicaciones figura que el hospital comprometido sea de gestión pública directa, que se destine una parte del antiguo edificio para la creación de un centro para la memoria y la paz y que se construya una residencia para la tercera edad y otros equipamientos necesarios para los barrios del entorno.